Mis humildes y sencillas letras, son las hojas de mi otoño tardío cuando comencé a lagrimear tinta sobre pensamientos huérfanos, desgranando amores y fantasías en la soledad de mis horas.



*Hacer versos malos, depara más felicidad que leer los versos más bellos* Hermann Hesse

*Soy tan inteligente que a veces no entiendo ni una palabras de lo que digo* Oscar Wilde

LO QUE SE ESCRIBE AQUÍ NO TIENE PORQUE SER BIOGRÁFICO,
LOS PENSAMIENTOS Y LA IMAGINACIÓN SON LIBRES COMO EL VIENTO
🍂 SI BUSCAS ALGO TRASCENDENTAL, ESTE NO ES EL LUGAR. AQUÍ LO ÚNICO QUE TRASCIENDE ES LO INTRASCENDENTE.

21.12.21

Te vi llegar &

 

Te vi llegar
con las manos extendidas,
pero no eras tú,
era tu alma consentida
que salió de la nada
para hacerme una visita.
Eras una sombra
sutil y amorosa
que me habló en la lejanía,
mientras soñaba contigo
en la primavera de aquellos días,
cuando paseábamos de la mano
contándonos nuestras cuitas.
Pero solo fue un sueño de almohada
al abrigo del corazón,
donde estás localizable
para siempre,
en la sala de mis ausencias
desde aquella noche fría
de diciembre,
que se apagó tu voz.
         

                ✨
             ✨ ✨
          ✨✨✨✨

Fiesta de conmemoración
En el mundo del creyente.
Llega un dulce sentir
Iluminando los ambientes.
Zambombas y almirez,
 
Nueces, turrón y peladillas,
Alegría, y al mundo paz, que
Viene a la vida un Niño
Iluminando la oscuridad.
Días de amor y bienestar
A todos mis amigos les
Deseo… una FELIZ NAVIDAD.

14.12.21

Veía y, pensaba

 

Una tarde oscura,
ventosa,
desapacible.

Nunca había visto las hojas
volar tan alto,
parece que hubiera árboles
en el cielo deshojándose.
Se podría decir,
que llueve colores
de viejo ocre.

Esas hojas,
se han vuelto finas y delicadas
porque el tiempo
las ha marchitado,
y vuelan como papel de seda
emulando mariposas en verano.
 
Una tarde oscura,
ventosa,
desapacible,
pero hermosa, en un hogar cálido.
Silenciosa y,
dulce como el amor enamorado:
 De la vida,
de los tonos mágicos,
de los paisajes del cielo,
de la belleza terrenal,
de la música que mueve
los pies y el corazón.

De mí,
de ti.
 
Pero,
¿y los que no tienen,
un cálido hogar
en una tarde oscura
y desapacible,
donde puedan visionar
lo bueno de la vida…?

Sí,
muchos solo podrán ver
las estrellas al raso,
mientras el frío cala sus huesos.

Un virus...
 del que nadie habla.


8.12.21

Mañana, será tarde

 

Veo en tus ojos pinceladas de luz,
las que hacia tiempo no veía.
¿Será que estás enamorado
cuando la miras?.
Díselo ya si es así,
no esperes, el tiempo pasa,
mañana será tarde.
Los años se vuelven días,
y los días son como momentos
que se pierden en la lejanía.

Las cuencas de vuestros ojos
se han quedado hundidas,
llenarlas de amor
para que suenen alrededor
todas las campanas rotas
que silenciaron sus notas
cuando lloraba la lluvia,
y el viento rugía.

Navegar pues,
aunque solo sea un momento
por ese viento inquieto
que rompe la armonía de un mar tranquilo,
y llenar de delicadas tempestades
las sensaciones olvidadas,
hasta que el sol
penetre la oscuridad
de vuestros huecos vacíos. 

Porque mañana... será tarde.


1.12.21

Amaneció mi anochecer

 

Solo puedo acercarme a ti
con la imaginación,
revoloteando como las mariposas
tu espacio silencioso
donde las palabras no suenan
como yo quiero.
Son adversas,
no tienen melodía de amores
ni una guitarra
que con sus acordes
me lleven a recorrer espacios
desconocidos.

Fantasías, ensoñaciones
delirios, ilusiones;
cualquier sinónimo me sirve
para llevarte caprichosamente
a mis renglones,
donde te disfrazo
de lo que no eres:
Lucero del alba,
pájaro cantor, o,
luciérnaga en la noche
que alumbre
el ocaso del corazón,
mientras la piel
rezuma sensaciones.

Pero ya es tarde,
porque hace tiempo
amaneció mi anochecer,
borrando las primaveras.

24.11.21

Nada especial...

 

Tengo una madeja enredada
en el pensamiento.
No puedo tirar del hilo
y comenzar a escribir.

Busco una frase externa
para desenredar unas pocas letras
que expresen...
pero es difícil si no hay un sentir.
Y es que sentir no siento nada,
nada especial,
todo está bien, 
en paz, 
en calma.
No tengo inquieto el mirar,
no hay ninguna luz irisada
que alumbre especialmente
y me haga volar.
Solo la imaginación puede llevarme
por un camino regalado,
e inventar un cálido aliento
en el hueco de mi pendiente
que me haga vibrar.
Y esto solo dura
lo que tardo en escribir
palabras sin destino,
mientras quedo pensando...

Vuelvo a mi fondo azul
para escuchar el reloj interior
que sigue con su tic tac
un tanto caprichoso.
Y es que esta noche,
apagaré todas las luces
para mirar las estrellas,
y a una de ellas,
le pondré tu nombre.

Y...

¡Ya no importa!
la noche vino nublada.


17.11.21

Un día más, simplemente

 

Detrás del cristal, amanece.
Es temprano, y el sol asoma
tras las cinco torres.
El cielo tiene un tono rosáceo
que envuelve en el horizonte,
el limpio azul de un día de otoño.
Los árboles todavía vestidos
salpicados de pinceladas amarillas,
gotean en el lienzo verde
del jardín de mi calle.
Una leve brisa
les regala quizás,
uno de sus últimos bailes
antes de ser alfombra mullida.

Todo está en calma,
solo los autos y semáforos
ponen una nota de color
a este ambiente mañanero.

La gente se mueve deprisa,
un día más el trabajo les espera,
y un día menos...

para escuchar los pajarillos
desde su lecho y, ¡bostezar!
mientras Morfeo les invita
a seguir en la cuna del sueño,
un día más,
y un día menos...

... después de alborear
durante toda una vida, 
laborando.

10.11.21

Al despertar el alba

 


Se bordan recuerdos
en el lienzo de la aurora,
cuando el despertar es temprano
y el silencio decora el oxigeno
de cuatro paredes
donde la voluntad adormilada
todavía se encuentra en ciernes.
Se retrotrae el pensamiento
y aparecen en la mente
escenas pintadas con los mejores pinceles.
Seres queridos que en su ausencia,
dejaron las más bonitas huellas
grabadas en la piel.

Una leve sonrisa producida
por el recuerdo
ilumina la habitación
junto a la claridad de la mañana,
que se hace más evidente
tras el resquicio de la percepción.

Todo está bien,
y este pequeño bordado de recuerdos
con hilos de serenidad,
ha sido un buen aliciente
para pintar colores
por un día más de regalo,
que comenzó al abrir el despertar
en el bastidor de la aurora.
Y le doy gracias a Dios,
por tanto.


3.11.21

Llueve

 

Llueve,
y el cielo tiene un solo color.
Ese color que ensombrece
un poco el corazón
contagiado por el gris que observa.

La tierra bebe,
los árboles y sus hojas
salpicadas de colores, lloran,
no se sabe si de alegría o de tristeza.
Presagian el frío.

Sus ramas quedarán desnudas
alfombrando peligrosamente
las aceras de la ciudad,
mientras el viento
ha de jugar con las hojas
que vistieron su primavera.

Un ciclo,
una estación más.

También los cuerpos cambian,
la piel se frunce,
envejece por el anochecer de la vida
que la desviste de su belleza.

Un espejo refleja la realidad,
esa realidad que se aprecia
en la naturaleza;
pero ella, 
renovará su esplendor
cuando vuelva a sentir
los brotes en primavera.

A la piel solo le quedará
el susurro de los buenos años
y el aroma de la juventud...
en el corazón,
donde nunca se marchita.

24.10.21

Sin edad

Atrapada en el aire
va la vista de los paisajes
recordando los olmos
y robledales,
donde el arcoíris
deja su mágica luz
formando mosaicos de colores.

Elegí pintar el lienzo
en tus labios silenciosos
olvidados de besar,
y allí encontré el placer
de recordar el pasado.

Borré el presente inhumano,
gris y solitario,
y la esperanza llegó
para detener el tiempo
bajo el titilar de una caricia
tan simple y tan eterna,
como el rutilar de las estrellas.

Acuné el instante,
y te vi de camino
besando la punta de mis dedos.
Delineé nuestros labios
en la humedad del silencio,
y la imaginación se elevó
donde el arcoíris
deja su mágica luz
formando teselas de colores,
y volé sin edad...
como "hija del viento".

16.10.21

Desmotivación

 

 Ahora si que volaron los pájaros.
Las tardes se abandonan en las noches
y la oscuridad se hace dueña;
le sobran horas que faltan al día.
El reloj con firmeza marca el tiempo
sin darse cuenta si hay lobreguez o alba,
y vuela.
En la mente desaparecen las mariposas
que daban colorido a las palabras.
 El sembrado de los pensamientos
se seca porque ya no grita el día
con la luz de la imaginación,
se perdió por el sendero del tiempo
como se pierde la fronda
al llegar la estación incolora,
y como se pierde lo vivido,
mientras un soplo de viento nos lleva
hacia un destino desconocido.

La edad del sueño desaparece,
volaron los pájaros.
Nada queda en el nido... 
de la fantasía.


6.10.21

Se introduce en mi cama...

 

Nocturnidad,
una palabra que me quita el sueño.

Entra en mi dormitorio,
se introduce en mi cama,
enciende la luz
dañando mis parpados
preparados para dormir
entre pensamientos plácidos.

La noche llama al insomnio
y comienza la función
con una sempiterna música.
La conozco,
sus notas no me agradan
son estridentes,
y como poseídas
bailan en mi mente.

Miro el reloj:
¡vaya!
las tres de la mañana
y mis ojos cerrados e inquietos
no consiguen volar
al país de los sueños,
donde me espera
un descanso feliz.

Mi mente sigue a la deriva
sin centrarse en el timón
en este mar revuelto
de sabanas arrugadas,
que ya laceran mi piel.

¡Las cinco menos cuarto?
Quizás pueda robar
unas horas al amanecer
y entrar en un sueño profundo,
donde la voz del mundo
no me grite estolideces,
sino susurros de ensueño
a la luz de una luna llena,
mientras busco en tu memoria
palabras que yo quiero,
para ponerlas en tus labios...
aventureros.

29.9.21

A través de la utopía

 

Es necesario cerrar los ojos
para entrar de lleno en los sueños.
Un mundo mágico
que la mente crea a través
de la utopía propia o ajena
para vestir la mente
de alegres fantasías.
Solo basta un instante
para sentirse prisionero
de un amor inexistente,
mientras el mundo mágico
de los sueños, se despierta
en una realidad vagabunda
que baila al son
de una música lejana.
Dulces momentos de un tiempo
que solo existe en el recuerdo.


Pero todo está bien.

Solo son frases que busco
y no encuentro.
Perezosa está la mente
y todo mi cuerpo.

Quizás en un amanecer rosado
vuelva la brisa primaveral,
y debajo de su sombra
se despierten sensaciones
envueltas en el murmullo de un aliento,
y busque los paisajes favoritos
en unos ojos ya perdidos,
porque así lo quiso el tiempo.

Delego mis letras en la mirada de otros
para que ellos las pinten
de expresiones brillantes,
mientras yo dormida sin sueño,
dejo caer el lápiz a la orilla
de unas letras que no hallo.


21.9.21

Quería seguir...

Abrazada a lo inconsciente
pasa la vida,
un día tras otro
restando horas,
camino de un final
que no se sabe cuando ha de llegar,
pero que llegará
aunque me esconda tras la niebla
de mis pensamientos consentidos.

En aquel momento se quedó
la mente distraída
al ver unos pajarillos
delante de mi ventana,
dando saltos, moviendo su colita,
y picoteando entre la hierba.

Era una mañana suave
de cielo ceniciento.
Nubes altas y traslucidas
dejaban pasar la luz del sol
que intentaba calentar
aquel silencio en la aldea.
¡Había tanto silencio!
que no me dejaba pensar,
me distraía su mutismo;
incongruencia que estudio
y no hayo respuesta.

Quería seguir
dibujando palabras
en los renglones.
Tatuar con letras
la luz y las sombras del aire
y pintar con ellas
los misteriosos rincones,
como pintó Monet con sus pinceles
la luminosidad de los colores.
Pero me quedé en pausa,
y las letras volaron de mi mente
cual pájaros...
y pensé:

Quizás mañana,
u otro día,
si el sol me regala su fulgor,
y los pajarillos no me distraen
con sus aleteos,
podré hilvanar algunas palabras
para cantarle a lo más bello:

La vida, el amor y la naturaleza 

14.9.21

Momentos en el tiempo -Septiembre

 

Su melena verde perfuma de oxígeno
las calles de la ciudad,
alivia los calores del verano,
es un delicado paraguas cuando llora el cielo
y ríe el sol con su boca de fuego
extendiendo sus brazos acogedores
para los amores más tiernos,
y ofrece su tronco para tatuar señales
que perduran en el tiempo.

Un sol acaricia la mañana suavemente.
El viento está en calma,
se presiente un día caluroso
por la cuesta de occidente.
La contaminación acecha en lo alto,
el tráfico aumenta,
y es que agosto murió y ha nacido septiembre
que activa el movimiento de la ciudad
pisando las huellas del sosiego.

Y otro curso más sobre las flores delicadas,
sobre los pies descalzos y heridos,
sobre las golondrinas que emigrarán
hasta la próxima primavera,
y sobre el vestido de los árboles
que irán descosiendo sus costuras,
hasta quedar desnudo de sus ropajes
cuando sean de oro mate,
y entonces, el viento hará su trabajo
volviéndolas mariposas en el aire.

Bello septiembre,
entre dos meses se sienta a esperar
los caprichos de la naturaleza,
mientras la paleta de colores
prepara sus pigmentos cálidos
para recibir el otoño.



2.8.21

El amor es como rosa

 

Sí, soy mujer de costumbres,
y costumbres olvidadas
al notar que ya no vienes
a verme por las mañanas.

Ahora ya no me importa
si te vienes o te marchas
tu ausencia no me provoca
estoy en completa calma.

Ni te quiero ni te olvido,
contraste sin definir
y aunque no tenga sentido
siempre lo percibo así.

Entre tu orilla y la mía
hay una laguna muy grande
donde el cariño se encoge
y este olvido se expande.

Y así es como están las cosas
cual vuelo de mariposas
del jazmín al limonero
sin pensar en lo certero :

Que el amor es como rosa
que por falta de calor,
con el frío se deshoja
sin perfume ni color.

________🤍________

Os deseo, un hermoso y plácido mes de agosto. 


26.7.21

Sueña en tu viaje

 

La palabra suena en el vacío
si no la lees tú, viajero,
al que siempre anhelante espero.

Deja esa maleta de verdades
y coge el maletín de los sueños.
Seguro que está repleto,
y si los revisas despacito
quedarás atrapado por una melodía
y quizás sientas lo que yo siento:
El perfume del lirio y el limonero.

Encontrarás muchos momentos
que dejaron huellas
de felicidad y sentimiento,
de emociones sonrientes
de carcajadas y encuentros,
y volverás a vivirlas
como si fuera el instante
donde ocurrieron:

En aquel jardín
donde se encuentra el perfume
del lirio y del limonero.

Recuerda,
y esos segundos
te quitarán el frío del cuerpo.

Viajero, sueña en tu viaje,
antes que llegues a la última estación
donde ya no te harán falta los perfumes,
los sueños, ni las realidades.

20.7.21

Automatismo

Un sueño está firmado
y guardado en la carpeta
de mi tocador bajo una llave,
que no da la vuelta.

No quiero que nadie lo lea,
son simulaciones
que ocupan espacios
todavía no ocupados.
Polvorientos por el ayer
con sombras de preguntas
sin respuestas.

Vacías sensaciones
se desprenden cuando no he visto sus letras.
Se borraron como se borran los sueños
en una noche inconsciente
de penumbra suspensiva,
buscando llaves que no abren
la puerta de salida.

Entra la noche en el insomnio,
y en una página en blanco
vacía la mente,
que atorada no sabe donde se encuentra,
hasta que la luz refleja las incongruencias
que salen de unos dedos sin verdades.

Pero a pesar del automatismo
empleado para repartir palabras
vacías de sensaciones: 
Soy el suspiro que cierra la noche
rellenando renglones,
esperando ser el tuyo que abra los días
en todas las direcciones.
Y cuando eso ocurra,
será el sueño que tenía firmado.
.

13.7.21

Desde mi otra ventana

 


Desde mi otra ventana
miro el monte,
tan verde, tan poblado,
que ya no se divisa
la aldea de enfrente.

Hoy se balancea levemente el viento,
y de vez en cuando el sol se esconde.
Se ha desplomado la temperatura
en este día de julio
y se enfría el ambiente.

Todo sigue igual.
Solo los árboles crecen
formando una jaula alrededor
en este valle de robledales,
donde impera el silencio.
Tan sólo los pájaros rompen
el mutismo
con sus vuelos de rama en rama
y sus cantos matutinos,
plenos de libertad 
como las nubes que van y vienen
por un cielo transparente.

Desde esta ventana,
todo el ambiente es verde,
solo la pintura de mis labios
es diferente.

El monte rompe el horizonte
y la mirada se detiene.
:
Después de este
respiro oxigenado
vuelvo al mundo...
¡mi gran ciudad!.
Pero volveré
a este hueco
de verde mirar.


4.7.21

Letra + letra

 

Comienzo a dibujar 
letra más letra
sin saber muy bien donde me llevan.
Quisiera pintarlas 
con armonía y sutileza,
como un parpadeo de la luna
en una noche de silencio
cuando el viento duerme,
mientras un perfume en el aire
de canela y té,
embriaga mis sentidos.

¿Canela y té?, ¡si no me gusta!.
Quizás ha influido su color
al pensar en el ocaso,
ese momento que el sol
se va perdiendo tras el horizonte
dejando en el cielo
un lienzo seductor y mágico.

Pero fuera de este pensamiento
todo sigue igual.
Solo el segundero del reloj
ha dado mil vueltas,
mientras divagaciones sin sentido
van hilvanando letras
con puntadas de humo
que se descoserán,
con un insatisfecho suspiro.

Doy cuerda a la ruleta del corazón
a ver si sale premio,
mas el engranaje tiene herrumbre
y atasca los sentimientos;
pero si recuerdo tu nombre
y eso no es mentira, es costumbre.

27.6.21

Te buscaré otro día


No te conozco hombre de fuego
y a pesar de eso te busco en mi memoria,
por si alguna vez me dejaste una huella
con la que poder nombrarte en un verso 
y de ahí, crear una romántica historia.

Hago un último esfuerzo
para buscarte entre los vuelos del sentir,
y no hay nada que me lleve a ti,
pero yo sé que de vez en cuando
llamas a mi puerta,
y entonces me embriagas el pensamiento
que se desgrana en unas palabras
si la imaginación está dispuesta.

He logrado encontrarte
en el pliegue de un sueño.
Estoy contenta, 
las alas me han crecido
y preparada estoy 
para viajar en el mar de las ilusiones
y contigo dar mil vueltas
por la última estación,
que serenamente me tienen presa.

La imaginación
se ha diluido de repente
y huyen los pájaros 
que se habían despertado 
en mi corazón y en mi cabeza.

Te buscaré otro día,
¡no sé dónde!
pero te encontraré,
me haces falta
para pintar de amor mis renglones.


20.6.21

Con, Antonio Machado

 




Sentí tu mano en la mía,
tu mano de compañera,
tu voz de niña en mi oído
como una campana nueva,
como una campana virgen
de un alba de primavera ......... (Antonio Machado)

Sentí lo mismo aquel día
por la vereda de flores
cuando tu mano y la mía
unidas poros y pieles
sintieron algo de amores ....... Elda

¡Eran tu voz y tu mano,
en sueños tan verdaderas!...
Vive, esperanza ¡quién sabe
lo que se traga la tierra! ….....(Antonio Machado)

No fue un sueño de almohada,
fue real como la vida.
Tú me hablabas de amores
y yo te los devolvía
uniendo dos corazones ......... Elda

Soñé que tú me llevabas
por una blanca vereda,
en medio de el campo verde,
hacia el azul de las sierras
hacia los montes azules,
una mañana serena ........... (Antonio Machado)

No fueron sueños, amor,
fue una verdad verdadera,
caminabas de mi mano
al caer la primavera.

El viento sopló muy fuerte
y el ocaso en nuestros cuerpos,
se presentó de repente.
Ahora mis besos se pierden
y entre lluvia de suspiros,
lloran mis labios ardientes ............ Elda


13.6.21

Eres eso, y lo contrario

 

Ya eres
un latido
de mi corazón.
Una ventana
abierta a la luz
de la mañana.
Una flor
que perfuma
un pequeño rincón
de mi jardín.
Una palabra
en el silencio,
una pequeña
melodía
en mi pensamiento,
y la sonrisa
en mis labios.

Pero también eres:
Un latido maligno
en mis venas,
la afonía
de mi delicada
garganta.
Una mancha
colgada
de mi falda,
la nube oscura
que tizna mi cielo.
La abeja
que produce
hinchazón.

Eres miel
en mis heridas,
pero algunas veces,
amargas como la hiel.

6.6.21

Más allá del arcoiris

En aquel lugar,
más allá del arcoíris
donde los pájaros ya no llegan
ni el viento sopla con fuerza.
Allí, donde la luz
se vuelve resplandeciente
porque cerca están las estrellas
compartiendo con la luna
un espacio sideral.
Allí mismo te encuentras tú
lucero del alba,
donde las partículas cósmicas
son flores que pintas
con la mirada
de tus ojos grandes
y pestañas rizadas,
que se cerraron sin mi permiso
ni el tuyo
en una noche fría y aciaga
de diciembre,
cuando todas las ventanas
de este lado de la luna
dormían profundamente.

En aquel lugar,
más allá del arcoíris
donde la luz
se vuelve resplandeciente
con los colores de tus pinceles,
algún día volveré
a llamarte por tu nombre:
Amor.

 

30.5.21

Te has quedado dormido

 

Quizás te siga hasta donde la luz no llega,
donde la luna ríe cuando está llena.
Quizás te siga hasta que tu voz
borre las líneas que dejó el tiempo
en mi piel morena.

Pero no, no te seguiré.

Te has quedado dormido
en mi silencio,
mientras seductoras melodías
suenan en otro espacio
donde el pentagrama
tiene notas cautivadoras
que enamoran mi sentir.
Donde el verde oscuro brilla
en el limonero y el naranjo,
donde el cielo nunca es brumoso
porque el sol besa
con su aliento cálido.

Definitivamente, no,
no te seguiré.
A tu lado las flores
se han marchitado;
hay una línea que ya no habla
del tiempo pasado,
y un hilo que se ha roto
como la porcelana,
porque te has quedado dormido
en el silencio de mis palabras
sin haber bailado conmigo,
la danza del minué.


24.5.21

Ser, ya nunca podría (Quintillas)

 

Viento que vuelas furioso
levantando polvareda,
dile a mi amor hermoso
que el corazón tengo ansioso
por verle en mi rosaleda.

El viento no me hizo caso
paso de largo a su vera,
el mensaje fue un fracaso
al irse el aire al Parnaso
y perder mi primavera

En un pliegue de mi pecho
he decidido llevarle,
y aunque sorprenda tal hecho
al verle en este repecho
con gusto puedo cargarle.

Desde su boca a mi boca
todavía hay un gran trecho
que me tiene medio loca
pues hay un muro de roca
que impide el deseado hecho.

Ser, ya nunca podría
las almas envejecieron
la mía quedó vacía
poco a poco día a día,
y esperando se perdieron.

De llevarle en el pensar
ya me encuentro muy cansada.
Mi gusto es verle pasar
y sus ojos recordar
aunque sea de pasada.

Y aquí se acaba esta historia,
de cierta no tiene nada
pero es satisfactoria
y a la vez recordatoria.
Es como cuento del hada.


17.5.21

Podría escribir...

 

*Podría escribir los versos más tristes*
como dice Pablo Neruda.
Pero no puedo,
porque nunca estoy triste,
solo cuando busco palabras
en el teatrillo de los sueños.
Podría escribir versos alegres,
pero no puedo
porque la alegría la tengo guardada
esperando el mejor momento.

Estoy así, como el tiempo,
vistiéndome de colores
según el cielo.

Podría escribir, por ejemplo:
*La noche está estrellada,
y tiritan azules los astros a lo lejos*.
Pero no puedo,
porque no es de noche,
y el sol juega a las escondidas
entre las nubes de terciopelo.

Podría escribir:
*Ya no le quiero pero tal vez le quiero*
Sí, eso podría escribirlo
al ser un sentimiento confuso
donde la razón y el corazón,
no se ponen de acuerdo.

Podría escribir cualquier cosa
como estoy haciendo,
pero solo escribo estolideces.
La imaginación está dormida
en lo más profundo de los sueños,
y sentir a estas horas tempranas, 
no es el momento.
En mi cabeza no se pasea nadie
y mi corazón está baldío
como la tierra sin riego.
Pero, sin tristezas ni lamentos,
pues, ¡estoy viva!
canto, bailo, y me muevo.

11.5.21

Sueños viajeros

 

Lozanos sueños,
los que quedan cautivos
en un viejo corazón
y florecen bajo la pluma
tintada de colores abrileños,
pintando renglones
con el cálido murmullo
de unas palabras viajeras
en el tren del tiempo.
Son las del guardián de mis sueños,
que con su cálido verbo
siembra sensaciones
en los surcos del pensamiento,
y un largo viento con perfume
a menta y albahaca
ronda los latidos olvidados
en mi campo árido.

El guardián de mis sueños
cierra los ojos
en un descanso merecido,
mientras los míos despiertan
en la realidad de un día más,
y todo desaparece vaciando huecos
que habían llenado
las ensoñaciones cautivas.

Vuelven las luces
a iluminar la razón que se había perdido
donde la brisa siembra caricias,
donde nadie sabe de nada...
¡lugar perfecto para vivir!

4.5.21

Paisajes del tiempo

 

La galería del alma
la tengo decorada
de plateados espejos,
donde se reflejan
todos los paisajes del tiempo.

Los primeros burbujean
de colores intensos,
de primaveras cálidas
y revoltosas.
El aire pintado de besos,
la lluvia fina y silente,
y fuego en las nubes
en el azul intenso
cayendo en el horizonte,
a la vez que los días van cerrando
sus ojos de ensueño.

Los segundos, pintados de verano.
Un lirio azul esplendido,
y unas rosas que trepan perfumando
el ambiente de las horas, días, años.
Cariños, besos, abrazos,
risas y llantos.

Los terceros son colores tenues,
de horizontes cortos
y amaneceres tranquilos,
que se funden en las caricias del viento
susurrando al oído verbos
quizás inciertos
que ya no engañan al viejo corazón.

Los cuartos no están pintados,
pero serán paisajes
de mares profundos, misteriosos,
con un horizonte lejano
donde una goleta dañada navega
silenciosa, despacio,
sin ganas de cruzar la línea
al otro lado,
y dejar atrás los paisajes que pintó, 
el tiempo.

26.4.21

Popurrí de pensamientos

 

De vez en cuando,
aparece algo que desilusiona.
Una palabra, un gesto, una mirada.
Es la sensibilidad que aflora,
que navega como barco dañado
y zozobra, si una arista
le roza el corazón del casco.

Y es que la sensibilidad crece
a la vez que los años aumentan.
Una palabra, un gesto, una mirada.
La piel ya no es tersa,
no resbala,
y la mala sensación
queda inmersa entre las arrugas
del corazón.


Cualquier melodía,
tiene una cicatriz que sorprende.
Besos, o cristales rotos.

*
Mi sombra es un error
cuando creo que es perfecta,
se alarga según el sol
y desaparece al dar la vuelta.

*
Un paso atrás, nunca, (se dice).
Yo lo doy cuando busco algo,
si no encuentro, recupero...
el paso.

*
Al fondo de un espejo
caerá todo;
después de un camino largo
no se recuperará de lo vivido, nada,
solo la luz del recuerdo
y esta, se apagará de un soplo
como en una vela, la débil llama.

*
Mira que te recuerdo
pero ya no siento nada,
es como recordar el café
que me tomo en la mañana.

Pensaba yo... por pensar algo.


Somos todos tan limitados,
que creemos siempre tener razón. - Von Goethe -
... en lo que pensamos.

20.4.21

Un día sin color

 

Un día de abril sombrío.
El cielo está gris,
su paisaje tan hermoso se ha borrado
y su ambiente desapacible
contagia los ánimos.
El volcán de los pensamientos
está apagado,
no hay nada que estimule un corazón
a estas horas solitario.

Susurra el silencio, 
en la calle poca circulación
porque la hora punta ha pasado.

Pero...
¿dónde se han metido los pajarillos?,
no veo ni un gorrión
compañero del ciudadano,
animando con sus saltitos
los jardines del asfalto.
Me asomo a la ventana
y un viento fresco
acuna las ramas de los árboles,
¡ya tan frondosos!
que se ensancha el corazón
al verlos con su vestido
de hojas recién estrenado.

Me quedo fija, mirando,
con la vista perdida en el infinito,
callada, ausente,
como si los ojos se fueran volando,
como si el silencio me cerrara la boca,
y los sentimientos se hubieran marchado.
Aquí me han dejado, sola,
oyéndome desde lejos
como si no estuviera.


14.4.21

Te quiero pero te olvido -Décimas- 2016

 


Miraba por la ventana
como crecían las flores,
y un jilguero de colores
le cantaba en la mañana.
No había en sus ojos gana
pensando en su amor lejano,
quisiera tenerle a mano
en vez de escribirle carta.
Esa sería la cuarta
y sentía que era en vano.



Pensaba cuando escribía
qué le podía decir
tratando de definir
lo que el corazón sentía.
Al pensar en él, latía
su pulso se aceleraba
el lápiz rojo temblaba
¡ le costaba escribir tanto!
pero recordó su encanto
y todo lo que le amaba.

Así comenzó su carta:

Te extraño tanto mi vida
desde esa triste mañana
que ya queda tan lejana
y sigo llorando tu ida.
En aquella despedida
quedó tan cautiva mi alma
y aunque me quita la calma
ya me encuentro más serena,
con algún día de pena
mientras mi dolor se ensalma.
*
Te quiero pero te olvido
con tanto tiempo de espera,
ya pasó la primavera
que los dos hemos vivido.
La juventud ya se ha ido
de esperar estoy cansada
y ya no me siento amada
como los días felices.
Te declaro aunque me hechices,
que todo termina en nada.


Estas Décimas son del 2016, ahora soy incapaz de hacer una.

Estrofas de diez versos octosílabos.
Rimas: abbaaccddc 


7.4.21

Mi numen

 

En un pliegue del viento
te encontré,
cuando soplaba delante de mi ventana.
Mis ojos te siguieron extrañados
porque de los tuyos,
se quedaron empapados de sabores.
Y te alejaste entre el polvillo del aire
arrastrando tu serio semblante.

Te recordé siempre y te recuerdo,
pues cuando abro la luz
allí estás tú, mi numen,
iluminando las horas
de mi recreo
en el patio de las hojas blancas
jugueteando
con las letras desordenadas,
hasta que te sitúo
en el lugar perfecto.

Pero revoloteas como la abeja
de flor en flor, y te pierdo.

Vuelves a mi, pausado,
me estimulas
y hago contigo lo que quiero,
hasta que mis letras de agua
se diluyen
en el mar de mis pensamientos.

En duelo quedo
hasta la próxima vez 
que quieras venir.

Y si vuelves,
acariciaré tu nombre
usándote con cariño
por mis vacíos renglones.