Mis humildes y sencillas letras, son las hojas de mi otoño tardío cuando comencé a lagrimear tinta sobre pensamientos huérfanos, desgranando amores y fantasías en la soledad de mis horas.



*Hacer versos malos, depara más felicidad que leer los versos más bellos* Hermann Hesse

*Soy tan inteligente que a veces no entiendo ni una palabras de lo que digo* Oscar Wilde

LO QUE SE ESCRIBE AQUÍ NO TIENE PORQUE SER BIOGRÁFICO,
LOS PENSAMIENTOS Y LA IMAGINACIÓN SON LIBRES COMO EL VIENTO
🍂 SI BUSCAS ALGO TRASCENDENTAL, ESTE NO ES EL LUGAR. AQUÍ LO ÚNICO QUE TRASCIENDE ES LO INTRASCENDENTE.

22.7.22

¡Ay morena, morena!

 

¡Ay morena, morena!
pelo azabache
y piel canela,
ojos negro aceituna
de amapola tus labios
cimbreas el talle
como ninguna.
Manola de día
Rocío de noche
dejas tu arte
con tal derroche,
que los mozuelos 
de la plazuela
se vuelven locos
y te jalean.
¡Ay morena, morena!
pelo azabache
y piel canela,
mueves la falda
con tal gracejo
que el viento juega
con tus volantes
besando el suelo.
Ay tallo verde 
tallo verde
son esos brazos 
cuando los mueves,
y si te ciño 
a mi cintura 
me vuelve loco
tu compostura.
¡Ay morena, morena!
pelo azabache
y piel canela
derrochas arte
quitando penas.

                               2015- Elds


16.7.22

Goteando palabras

 


Goteando palabras
sin ton ni son
en una mañana calurosa
de un julio volcánico,
la pereza me aborda
y no puedo mover ni un dedo.
Sin espacio en el agujero
de la imaginación
para encontrar un frescor 
tan necesario
a este fuego invisible
que recorre todo el cuerpo
y me atora el pensamiento,
voy buscando letras
para hilar una frase
que se parezca a un verso.
Algunas palabras encuentro
pero no tienen color,
y no adornarían el papel
donde ponerlas quiero

Solo puedo pensar
en una brisa fresca 
a orillas del mar,
a esa hora que la tarde se despide
y el silencio cae sobre la arena
que ya nadie pisa,
solo mis pies descalzos
rememorando, ¡cómo no!,
otros tiempos cálidos
donde la boca del viento
besaba mis labios.

Un aire espeso 
me llega por la ventana.
La cierro,
y aparto el cofre de los sueños
donde todo es posible...

menos hoy.

🌊


10.7.22

Verde te quiero, y me quiero

 

Marchita la carne
como marchitan las flores.
Tiempos que fueron
se llevaron el perfume
también la lisura y los colores.

Es el tiempo
que pasa y pasa
rozando pieles,
marchitando la rosa
y los claveles.

Aquel tiempo de alegres armonías
donde sonaba la música
haciendo cuna en el alma
 por cualquier esquina.

Tersura, aroma,
hojas tiernas y verdes,
poros abiertos libando mieles.

Pero se cerraron los poros,
cayeron las hojas,
se arruinó la dermis.

Todo viene y va,
nace y muere.

¡Ay! verde que te quiero verde
verde viento verdes ramas,
verde el campo de mi campiña
en aquella madrugada
donde las flores se abrían
al relente de la mañana..

Y hoy, esperando la luz
de una luna plateada
con suave y fresca brisa
que entre por mi ventana,
mientras decoro los sueños
con el recuerdo de tu mirada.

¡Verde que te quiero y me quiero verde!

3.7.22

A mi numen

Te encontré un día cualquiera,
entre la tristeza
que empañaba mi sonrisa.
Te adopté, y dejaste que te adoptara,
mi numen.
Me regalaste imaginación
y quedé prendada de ti
mientras leía en tu mente
que quizás te gustaba.
Pero equivoqué las señales.

Sentí melancolía,
euforia cuando me sonreías,
desilusión cuando cantabas a la rosa
y mirabas a tu luna cada día.
Te creí infiel, y te olvidé.

Pero de vez en cuando
vuelvo a ti sin que lo sepas.
Te robo discretamente palabras,
que pierden colorido
cuando las hago mías.

Adopté otro numen
que resultó disperso.
No me sugiere amores furtivos,
no me ilumina, 
ni hace bailar mariposas,
ni oigo la voz del viento
susurrando melodías.
Solo alguna nota 
que sale de su lira
opacada como el sol
cuando la tarde hace su despedida.

De vez en cuando llena mi tintero,
pero no me inspira su tinta.

No me hace latir.