Letras desprendidas de una pluma muy sencilla donde el amor y desamor son desgranados por sueños y fantasías hilvanados con alguna realidad. Son las hojas de mi otoño tardío cuando comencé a lagrimear tinta sobre pensamientos huérfanos, en el silencio de mis horas.



*Hacer versos malos, depara más felicidad que leer los versos más bellos* Hermann Hesse

LO QUE SE ESCRIBE AQUÍ NO TIENE PORQUE SER BIOGRÁFICO,
LOS PENSAMIENTOS Y LA IMAGINACIÓN SON LIBRES COMO EL VIENTO

.Ojos españoles.

28.3.20

Volverá

Mariposas

Por la ventana abierta se introduce la calma,

el silencio impera en el ambiente,
no brilla el sol como cada mañana,
el frío a vuelto a palidecer un cielo gris e inerte.
Llueve con calma gotas que la tierra absorbe con avidez
porque seca está de esperanza
como cualquier día al amanecer.

Pero saldrá el sol,
siempre sale el sol después de la oscuridad
restando días y aumentando perspectivas,
y entonces el viento sonrosado de alegría
bailará entre los retoños de los árboles
que se visten de un verde brillante y esperanzado,
como todos los corazones
que esperan detrás de las paredes
a que cante la primavera con su voz colorida.

Y, "volverán las oscuras golondrinas"
a poblar los cielos de aleteos
para anidar en todos los balcones
abiertos a la sensibilidad de un nuevo abrazo,
y a los paraísos más increíbles, los amores.

Volverá el alba y el ocaso con sus bellos matices,
volverán las flores a los campos,
porque siempre vuelve todo
menos, lo que muere.
Pero mientras,
el brillo de la vida nos envuelve.

22.3.20

Conmigo misma


Ahora si que no sé en el día que estoy, todo pasa silenciosamente, las horas son más largas pero el tic tac del reloj da los mismos pasos.
Con frecuencia abro la ventana para respirar aire puro, seguramente una quimera pues no sé si estará tan puro, aunque nunca se ha visto tan limpia la ciudad de contaminación acústica y ambiental.

Me encuentro lánguida, pero no porque no pueda salir, yo me adapto bien a las circunstancias,
sino porque me he mirado al espejo y eso si que languidece a cualquiera, a cualquiera que tenga encima el carretón de años que en mi se han depositado sin apenas darme cuenta.
Sí sí, ya sé que es MUY SUPERFICIAL esto que digo con la que está cayendo, pero es que el verse joven y un poco atractiva, rejuvenece el ánimo y todo se ve más, más... más mejor como dicen los niños.

Pero mírame, soy feliz porque miro al cielo y aunque está nublado, se pueden ver los colores de la vida que me han regalado.
Los árboles están acunando sus diminutas hojas que dentro de poco crecerán para dar sombra y aliviar el calor que llegará cuando tenga que llegar, como llegará también la expansión por los lugares que hoy, están privados.

La calle esta vacía (como tiene que estar), solo algún carrito de la compra con su dueño, o una barra de pan y un periódico debajo del brazo que dan una nota de vida al ambiente, aunque esa barra de pan es una escusa que algunas personas usan para dar una vuelta, porque perfectamente se puede comprar unas cuantas barras y congelarlas, y así contribuir más fielmente al objetivo marcado; voto por ello, porque yo lo hago. El periódico igualmente, no hace falta, hay saturación de noticias, a no ser que se quiera emplear para otros menesteres...

Me he dado cuenta que la frase de: “las personas mayores, tal y cual”, me está cargando un poco; se oye tantas veces que nunca me había sentido tan añosa ni tan vulnerable, y eso, minimiza.

Todo llega y todo pasa, y esto pasará, seremos un poco más viejas,  ¡pero qué más da!, porque seguramente nos habremos dado cuenta de algo importante... que..............
                           ............

-Oye, esto no tiene nada que ver- Lo sé, pero es para ponerle una 🎵 de humor.

                               

***********


Mi pequeño mundo

En esta isla que es mi habitáculo,
todos los elementos que nutren
yo los atrapo.
Hay sol cuando yo quiero,
luna estrellada y luceros,
hay lluvia y sequía si lo pretendo,
hay un lugar donde mecerme
mientras cierro los ojos y pienso
en los buenos y malos vientos,
los que me besaron la mejilla
y los que me hirieron.
Hay música, risas y llantos,
hay fruta fresca
jardines con claveles blancos
y una flor que por el tiempo
va marchitando.
Pero baila el aire que respiro
de cuando en cuando
con colores que arrebolan 
todo el encanto.
Hay una ventana 
para ver el color que tiene el día,
porque en mi trocito de mundo
prima el color de la armonía.
Es mi isla, es mi habitáculo, 
donde todo está bien
si lo procuro cuando me levanto,
dejando que corra el aire
cuando está viciado.
Mi pequeño mundo
es mi abrigo para el frío,
y mi aire fresco para el calor,
es… mi refugio preferido
donde la soledad no tiene permiso
y donde casi siempre, luce el sol.
🌞

E ele de a




16.3.20

Receso


Igual que la economía mundial también yo voy hacer un receso para esto de los blogs. 
Me he dado cuenta que no tengo ganas de leer ni de comentar. Me dedicaré a otros menesteres a ver si me entretengo más, pues llevo cinco días confinada en casa; comencé antes de que dieran la orden y la causa de ello, mis hijas:
-¡Qué no salgas a la calle mama!, y que sepas que no vamos a ir a casa por si te contagiamos sin saber que lo estamos-, bla, bla, bla.

Esta decisión del hasta luego, creo que es una “venada” que me ha dado de repente y lo mismo mañana me arrepiento de haberlo escrito, pues podría haber hecho mutis por el foro y ya está. Pero bueno, será que es otra noche de las que no me duermo y lo he pensado así, aunque las explicaciones no son mi fuerte.

Cierro los comentarios por si acaso me decís esa frase hecha de: “Te echaremos de menos” porque yo se que no es verdad; lo que escribo no es para eso, ni nos queremos tanto 😅😅. Clara como la luna llena.

Cuidaros.

Corto y cierro, no sé hasta cuando, lo mismo hasta pasado mañana, jajaja.




11.3.20

Un pequeño momento

Cierro los ojos en el silencio
y todo está bien.
Los pensamientos están despiertos
en una noche fría sin paisajes,
pues nada veo.
La calle está oscura,
solo las farolas regalan su luz
a la soledad del ambiente.
Las ventanas parecen luciérnagas
que se van apagando en la noche;
solamente los noctámbulos
siguen regalando sus destellos
al camino de la madrugada.

Ni el viento se encuentra en el aire,
duerme entre las ramas desnudas del jardín.
Los semáforos de la calle
cambian sus luces a la ausencia
que pasa indiferente
delante de mi ventana.

Todo está en calma.

Intento despertar el sueño de las fantasías,
pero duerme profundamente
como una estrella apagada.

El silencio dice que me olvide,
pero unas letras desordenadas
revolotean en mi mente
como pájaros confusos
produciéndome insomnio,
y un pequeño momento se alarga
con la mirada puesta en los renglones.
Busco una frase argumental para seguir,
pero no encuentro ninguna
con la que modelar un verso.

Hago caso al silencio de la noche,
y me olvido...

4.3.20

En la ensoñación

Bridal portrait
  
Después de sentir la pereza
que a veces me acuna
cuando la languidez visita mi espacio,
me despabilo respirando el paisaje
que con imaginación hago pasar
por la ventana del ensueño
donde todo es posible,
pues el lienzo habitual delante de mis ojos,
es simple y no merece atención,
solamente si el cielo
se viste de diferentes colores
cuando las nubes reciben la influencia del sol
en complicidad con la naturaleza del viento.

Hoy, ni nubes ni viento,
el cielo se presta de un azul intenso
y los pañuelos de algodón
brillan por su ausencia.
Cerraré entonces los ojos a este color único,
y en complicidad con el sentir del pensamiento,
me sumerjo en el paisaje de unos ojos
que brillan cual luceros en una noche cálida
de brumas azules,
y esperaré esa mirada olivada
y llena de rapsodia que enamora,
cuando sus lagunas se cubren,
de luna llena.


26.2.20

Quisiera ser...

post-image

Quisiera ser cazadora de tus ojos,
ladrona de tus atenciones,
navegar por tus sentires,
entonar amores marineros
y anclar en tus pupilas sensibles,
mientras posas tu mirada
de color del mundo
en la mía llena de utopías;
levar anclas
y mecernos en las olas
de un mar en calma,
mientras llegamos
a un puerto vacío de ecos
donde solo se oigan
el latir de la vida
y el susurro del viento,
hasta morir
como se muere en los sueños:
"en algún lugar sobre el arcoiris"
entre la sensibilidad
de un tierno amor
en el suspiro de una noche
con secreta languidez.



19.2.20

Un verso vive...

Un verso vive mientras
una mirada le hable,
mientas unos ojos lloren
viendo un inmaculado paisaje;
en una flor que nace solitaria,
en el pensamiento de unos labios cerrados,
en los colores de un amanecer y el ocaso.
Un verso vive,
mientras las calles guarden
las huellas del silencio,
cuando un amor recibe
los besos del viento
y la sensación no muere
en el ciclo del invierno.
Un verso vive siempre,
si forma parte de un sentimiento
propio o ajeno,
una imaginación, un delirio,
un sueño detrás de la luna.
Un verso vive en las notas de una canción 
cuando hace entornar los ojos
y revivir un lánguido corazón.
Un verso vive
mientras alguien lo esté leyendo,
porque en cualquier palabra
dicha con tono suave hay…
malo o bueno, un trazo poético.

..........................

No sé porque ha salido de dos colores


12.2.20

Dueto Maramín y Elda

Maramín y Elda de Aires Galegos- (Reto de San Valentín)
febrero-2016

Este fue un reto para el día de San Valentín en un foro que participo, y donde ponen diferentes retos una vez al mes. En esta ocasión me resultó dificultoso hacer un dueto con Maramín, un caballero con el que no había tenido ningún contacto, pero me invitó a componer con él. Yo me disculpé porque me daba rubor al no conocerle, pero muy amablemente me dijo que no me preocupara que solo era un juego, y, esto es lo que salió:

QUIERO RONDARTE

Maramín
Déjame decirte lo hermosa que me pareces,
desde que te vi asomar en tu ventana florida
solo pienso en conseguir que en mí fijes tu mirada,
me dediques tu sonrisa, indicando
apercibir mi presencia sin disgusto.

Elda
Mucho gusto me da tu presencia
con palabras tan tiernas y dulces,
son en mis oídos melodías
y diversos perfumes a flores
que me llegan como soplos de viento,
acariciando los sentires.

Maramín
¡Oh! ¡Mi sueño convertido en realidad!
Quiero rondarte y conquistarte
ofreciéndote un fiel amor.
¡Vente conmigo! vamos a pasear 
mientras te cuento lo mucho que te admiro.

Elda
Si tu admiración ya he conseguido,
la conquista ya comienza;
iremos a pasear por las sombras de la alameda.
Hablaremos de recuerdos, sueños y fantasías
hasta que el sol se despida de nosotros,
mientras nos mira un horizonte cercano,
con la posibilidad de un nuevo día.

Maramín
Me encantas, mi bella sirena,
siento que me has comprendido
y que hace tiempo esperabas que me declarara a ti.
Libo en tu boca ese néctar delicioso,
lo guardabas para mí.
¡Toma todo mi cariño! 
¡Acúnalo en tu pecho y dime lo que te hace sentir!

Elda
Fueron tus ojos serenos los que fruncían mi piel,
y así poquito a poco mi cariño aumentaba
cada vez que te veía pasar de lejos
mi corazón se emocionaba.
Hoy día te puedo decir :
con ese beso he volado sin alas
entre los vaivenes del viento, y,
mis pulsos laten por ti en cada momento
moviendo los pliegues de mi blusa.

Maramín
Nada temas, amor mío, en mis brazos estarás
cálidamente anidada y nadie podrá romper
esta unión tan deseada.
¡Te voy a dar tanto gozo 
que ya no sabrás vivir sin mí!

5.2.20

La suave brisa...

La suave brisa del silencio
me bloquea los sentidos.
No pienso, solo miro
el paisaje de la estación que me cubre
rozadora de sensaciones,
momentos de quietud que gritan
en el mutismo ensordecedor
hiriendo mis oídos.
Palabras quiero alrededor,
bálsamo de la soledad
en los momentos que no la deseo…

Nómada del viento soy a veces 
sobre alas deshabitadas
que aletean buscando tus latidos,
pero solo encuentro el desierto de tus huellas
donde la aridez reseca el tacto del olvido.
Grietas dolientes en los poros 
me llevan de vuelta a la realidad,
y allí encuentro la suave brisa de lo conocido,
donde de vez en cuando
salen flores que aroman mi camino, 
y doy gracias por el perfume que ello me produce
en el sentimiento de mis dominios.

Susurra el tic tac del reloj
y vuelve la noche a dormir,
y yo, a soñar
con tus labios en los míos.




28.1.20

Acuarelando pensamientos


En mi vives,
con un poema de recuerdos olvidados,
versos azules que templaban
la piel de caricias
dando sentido a lo que no tenía
en aquellos días de aquel año,
donde mi voz silenciosa 
aprendía a decir
y hablaba susurrando trazos.
Una sonrisa de tu miraba
sobre mis renglones,
me bastaba para seguir...

Flores en los almendros
luces de verbenas 
fiesta de los chulapos,
entre músicas y cantos
el sol y la luna brillaban
y yo feliz seguía, y sigo
susurrando trazos.

Se cierran mis ojos,
es hora de dormir,
quizás pensando que en mi vives
con un poema de recuerdos olvidados,
que me acarició la piel de sensaciones 
en aquellos días de aquel año,
cuando sentí el perfume de una nueva primavera
y los pensamientos se me acuartelaron,
porque tú me diste alas para seguir...
y yo, te hice caso,
y desde entonces,
te tatué de musa en mi calendario.

21.1.20

Al otro lado de la mañana

Al otro lado de la mañana
vi crecer tu sonrisa sombría,
no iluminaba tu entorno
y la atmósfera se desvanecía

¿Qué tienes ojos de diciembre,
que no miras como mirabas?.
En tus pupilas se encuentra
la profundidad del universo
sin luna ni estrellas,
todo opacidad y descontento.

Pon tu mirada de abril,
porque no puedes cambiar
el curso de la naturaleza,
y disfruta lo que tienes,
ese paisaje llamado privilegio
que se te ofrece tan cerca. 

Mira con tu sonrisa de verano 
que se luzcan tus blancas perlas,
y ameniza la música de tu verbo sabio 
y dulce como un beso loco,
después de una lluvia errante de primavera.

Al otro lado de la mañana… te vi,
y no sé si me escuchaste,
pero te hablé debajo de la luna
y fue un maravilloso instante.
Regué con mis labios susurros al viento
y al parecer no llegaron,
y dando vueltas en el aire,
se marchitaron.

Al otro lado de la mañana,
oscurecía ...

13.1.20

Escribo tu nombre

I F X T L O V R E S N I M
N G H F U E N T E B O B I
T E R O M E L L A V C R T
F R I O M B R A V O F A X
D U L C E B E S C L A Q O
T A M A R I R T I E R N O 
 Z C E A I A F E A N Q A T
 V E N I D F U E N T E C L
A R T M A R I N C L O S P
C R A K T O R M E N T A S

Escribo tu nombre entre palabras,
repartido por los renglones
como si fuera una sopa de letras.
Tú mismo, si buscas te encuentras.
Está difícil porque es claro
como el amanecer en un día de primavera,
y también frío como en una tarde gélida,
fuerte como el mar bravío
y suave como el viento
en una noche de verano incierta.
Tiene todas las formas
como las nubes en un día de tormenta,
y es cálido como el sol
cuando el ocaso le besa.
Es dulce como el caramelo
y tierno como las magdalenas.
Es sabroso como el bacalao
y picante como la pimienta.
Su valor es el del azafrán
si es *bueno* en su proceder,
como la menta.
Es blanco, es negro, es tostado.

Es eso, y mucho más
que se me resbala por los dedos
como el polvo de las arenas.

A ti, hombre en general,
mis humildes letras.

6.1.20

Antes de salir el sol



Hoy me he levantado temprano y el sol todavía no refleja en el cielo su color dorado.
Oigo el tic tac del reloj que no cuenta horas porque las agujas están rotas, pero sus latidos siguen marcando al compás del péndulo el tiempo irrepetible, como el goteo de un grifo desajustado pero sin embargo preciso en su perdida, y como el latido de mi corazón, sosegado, lento, que escucho en el silencio de un amanecer sin luz.
Mis pensamientos vagan mientras las letras se escapan en desorden y no puedo situarlas para decir algo, y es que en realidad no tengo nada que decir. -¿Alguna reflexión?- no por favor, que reflexionen los demás y después me cuenten sus reflexiones…
Soy como una barca que navega en un mar tranquilo dejando que el tiempo bogue rozando suavemente mi vieja quilla, pero atenta, sin alejarme demasiado del puerto donde pueda cobijarme de las inclemencias del tiempo que puedan arañar mi vida.

La luz se ha encendido en un cielo claro y limpio, el día frío, ese frío seco y sano que hay en mi ciudad pero que corta el cutis cuando las noches y los amaneceres son estrellados.

Desvío la mirada hacia otro reloj completo, y el tiempo ha pasado sin hacer ni decir nada, y me digo que ya es hora de hacer algo, desayunar… por ejemplo, luego el día me dirá aunque no hace falta que me diga, porque hoy en la mañana vendrán mis tres soles con regalos para compartir, y disfrutaré viendo sus caras como cuando eran pequeñas, ¡hace tanto tanto tiempo!, pero no se me han borrado.
Después nada nuevo, preparar la comida, comer, sobremesa, aletargamiento, y la tarde... Dios dirá.

Muy felices Reyes.

28.12.19

¿Quién eres?

¿Quién eres?
¿por qué te acercas y luego te vas
como la niebla en un día de verano?

¿Quién eres?
que me rozas el corazón con tu cálida voz
y luego te callas.

Te veo llegar con mi pensamiento,
cómplice de lo inaudito,
y me quedo ensimismada
mirando si te conozco,
o solo eres una inspiración inesperada
que me lleva de la mano
a salir de la realidad,
y comenzar un viaje contigo.

Eres como el agua clara y fresca
en un día tórrido de verano.
Eres como la flor del naranjo
blanca y perfumada
que me incita a escribir
renglones románticos,
y eres como la llama de un candil
que se apaga con un soplo
cuando a lo que escribo, le pongo fin.

¿Quién eres? me sigo preguntando,
y sencillamente me contesto:
Es el que me regala romances
que yo me invento,
mientras busco un tema serio
que cautive al lector más exigente,
y no lo encuentro…

…¡Ni lo quiero encontrar!,
para seria: ¡ la vida…!

..........................

Felicitaros el próximo Año Nuevo, esta cifra repetida en números y realmente bonita,
como bonita deseo que sea vuestra vida en este largo, pero corto transcurso...
¡¡FELIZ salida y entrada al año 2020.  



19.12.19

Tarde fría

Tarde fría en medio de la niebla.
La noche ha caído muy temprano
oscureciendo las ausencias.
Solo las farolas alumbran tenuemente
las últimas hojas de los árboles,
amarillas y débiles
que no quieren desprenderse
del cordón umbilical,
por donde fueron alimentadas en primavera.

Todo llega a su fin.

¡Pero ahora mismo no!,
solo avanzando unos pasos,
las calles brillan como el cielo
en una noche clara tras el ocaso.
Luces de colores visten el entorno
eclipsando las estrellas.
Y aquí, sola, solo,
pensando si salgo a pasear
en medio de la niebla
a mezclarme con la gente
sin saber quienes son ni de donde llegan…
Pero me retiene la pereza.
Clavada a la silla me encuentro
como si fuera un asiento de nea,
enfadada conmigo misma
por no mandar
el aparato que tengo enfrente a paseo,
y a toda su parentela.

¡Qué bueno!, era antes todo…
cuando los años se podían contar
sin pararse a respirar.

¡No probéis!,
a ver si os vais ahogar 
antes de Noche Buena
:))))

FELIZ NAVIDAD…… de ❤