Mis humildes y sencillas letras, son las hojas de mi otoño tardío cuando comencé a lagrimear tinta sobre pensamientos huérfanos, desgranando amores y fantasías en la soledad de mis horas.



*Hacer versos malos, depara más felicidad que leer los versos más bellos* Hermann Hesse

*Soy tan inteligente que a veces no entiendo ni una palabras de lo que digo* Oscar Wilde

LO QUE SE ESCRIBE AQUÍ NO TIENE PORQUE SER BIOGRÁFICO,
LOS PENSAMIENTOS Y LA IMAGINACIÓN SON LIBRES COMO EL VIENTO
🍂 SI BUSCAS ALGO TRASCENDENTAL, ESTE NO ES EL LUGAR. AQUÍ LO ÚNICO QUE TRASCIENDE ES LO INTRASCENDENTE.

26.5.22

¿Dónde?

 

A lo lejos, una lira llora al viento.
El viento se mece enamorado de sus notas
que envuelven con nostalgia
la orilla del camino,
hasta llamar a la puerta de mi corazón.
Tan dulce y melancólica es su melodía,
que embelesa,
y la tristeza de sus notas
se vuelve alegre, mimosa
cuando acaricia mi piel.
Se abren los poros
para sentir todo el encanto.
El cuerpo vibra,
la emoción suspira dulcemente 
como el sollozo de un violín enamorado.
Y en medio de todo ello:

Viento del sur,
olor a mar,
y una playa 
lejana y sola
en un atardecer rojo,
donde sin sueño, sueño...

donde el amor mueve el aire
y se lleva los pensamientos.

—¿Dónde?—
¡Qué más da!


En un sueño despierto, puedes viajar hasta que el sueño se duerma. ∃ⅬⅮ∀


20.5.22

¡Ah si supieras!

 

¡Ah si supieras!,
el sueño despierto que tengo,
me mirarías con atención 
fijando tus ojos en mis pensamientos.
Los dejaría transparentes
para que tú solo los vieras,
porque a nadie le importa
lo que uno siente de veras.

¡Ah, si supieras!
que hace mucho tiempo
 mis ojos te besaron en primavera,
mientras le robaba tu sonrisa al aire
cuando soplaba por la rivera.

¡Si supieras!
que tengo celos de la luna
cuando a su belleza cantas,
usando tu dulce verbo de poeta
que a mi tanto me encanta.

¿Será mentira
o será certeza?
Cualquier cosa que sea,
he conseguido que tus ojos
se posen en mis letras.

&

Pero sí has de saber
aunque de mi no sepas nada,
que mi cielo resplandecía
cuando colgaban de mi pelo
perfumadas primaveras,
en aquellos lejanos días.


"El invierno está en mi cabeza, pero la eterna primavera está en mi corazón"
- Victor Hugo -



14.5.22

La mozuela

 

En las voces del silencio
se levanta la mañana,
en un cielo sin pañuelos
el sol ríe en los tejados
de las casas encaladas.

Todo se encuentra dormido
con las ventanas cerradas,
los cristales muy llorosos
por la fría madrugada.

Los árboles despoblados
se fueron sus inquilinos
a otros lugares más cálidos
huyendo de aquellos fríos.

La fuente de la plazuela
espera alegre cantando
aquella bella mozuela
que viste delantal blanco
y pañuelo en la cabeza,
con su olor a masa dulce
lleva en las manos pureza.

En las voces del silencio
tocando están las campanas,
el cielo suelta su llanto
empapando las ventanas.

La fuente ha dejado el cante
la plaza marca su pena,
la niña del delantal 
se la llevan a la tierra,
con su carita de dulce
y blanca cual azucena.

Ya no volverán los pájaros
a cantarle en las mañanas,
se durmieron para siempre
sus manitas en la masa.

Lloran notas la guitarra
y penas va desgranando,
es un triste jovenzuelo
que acordes le va tocando.

El pueblo siente una pena
sin su querida mozuela,
la que cantaba en el alba
alegre cual castañuela.
           

Ya se escuchan en la plaza
muchas risas cantarinas,
sin olvidar a la niña 
la primavera ilumina.

Han vuelto los pajarillos
a mirarse en su ventana,
y en esa pequeña ermita
jovial toca la campana.

7.5.22

Vientos que vienen y van

 

Radiantes como estrellas
en un cielo nocturno y despejado,
van mis tres luceros por la vida
iluminando las esquinas oscuras
 de mi corazón,
donde las sombras a veces se acumulan
en el pensamiento
y me susurra al oído
sin tener razón.

Vientos que vienen y van
cruzando el camino por donde piso,
llano, a veces árido,
y de vez en cuando, una flor.
Flores de primavera
que aroman las aristas de los años
limando sus asperezas.
Con lisura perfuman el pensamiento
mientras los vientos cambian de rumbo
desplegando velas.

Llamo al sueño de las distancias y,
apareces tú con voz de alborada
en tiempos que mayean,
para que en mis pies brote de nuevo
aquella lejana primavera
y en mi frente, luzca el sol.


El entusiasmo es una de las cosas más importantes de la vida y cuando falta, se apagan todas las luces... ∃ⅬⅮ∀