Mis humildes y sencillas letras, son las hojas de mi otoño tardío cuando comencé a lagrimear tinta sobre pensamientos huérfanos, desgranando amores y fantasías en la soledad de mis horas.



*Hacer versos malos, depara más felicidad que leer los versos más bellos* Hermann Hesse

*Soy tan inteligente que a veces no entiendo ni una palabras de lo que digo* Oscar Wilde

LO QUE SE ESCRIBE AQUÍ NO TIENE PORQUE SER BIOGRÁFICO,
LOS PENSAMIENTOS Y LA IMAGINACIÓN SON LIBRES COMO EL VIENTO
🍂 SI BUSCAS ALGO TRASCENDENTAL, ESTE NO ES EL LUGAR. AQUÍ LO ÚNICO QUE TRASCIENDE ES LO INTRASCENDENTE.

31.3.21

El sueño de las distancias

 

¿Dónde estás que no te encuentro?,
quizás no te conozco,
pues solo entre mis letras
te veo en algún momento
dejando una huella transparente
que solamente yo, observo.

Y te canto, te canto amores,
sin saber quién eres
ni donde te escondes.

Creo haber visto tus ojos de diciembre,
fríos, inmersos en el viento.
O, quizás te he imaginado
al tatuar letras en los renglones
entibiando con mis palabras
la frialdad de tu mirada;
pues te recuerdo en algún verso
con los colores abrileños
y unos ojos cálidamente nocturnos,
donde se pasea la primavera.

Pero no, no eras tú,
porque aquellos ojos tenían
el perfume de todas las estaciones,
una voz que acariciaba los instantes,
y unos iris de dulce atardecer
que abrían caminos.
*
Quizás tú seas, 
el sueño de las distancias.


21.3.21

Palabras de amistad

 


El cielo se perderá para mi,
lindo muchacho de ojos negros,
si entre la brisa del viento
te veo flaquear
como hoja que vuela
sin saber donde posar.

Quiero ser árbol
donde apoyes tu caminar
si alguna vez cansado,
recorres caminos desconocidos
en el ulular del tiempo.

Mostrarte mi sombra
que alivie tu calentura,
y ser el paraguas
que evite las descargas
de una tormenta acuosa.

Quiero ser el sol
que ilumine tu cara
en esos días tranquilos y opacos
de la naturaleza humana.

Quiero quererte
y mostrarte la sonrisa
de mis labios, sin más.
Dejar que corra el viento
entre las rosas negras
del pensamiento,
y broten solamente
las flores silvestres
alegres y pizpiretas,
regadas con el cariño
de los luminosos días.

Aparecer y desaparecer
cuando quieras,
mostrarte mi gran afecto,
porque siempre estaré ahí
como las “margaritas”
en primavera.

A sabiendas que tú,
un faro luminoso
siempre da luz a la oscuridad,
porque nunca se apaga.


15.3.21

(Acróstico) Y si pudiera decir, te quiero

 

Fotografía de Pinterest
Y si pudiera decir, te quiero

Y si pudiera decir, te quiero
solo una vez;
imagínalo por un momento.

Podría gustarte, y nunca es tarde;
un te quiero no le duele a nadie, y
de vez en cuando sería perfecto.
Impolutas tengo esas dos palabras
en mi estación de invierno,
rozadoras de sensaciones ocultas
abrazadas al calor de la noche

dirigiendo momentos que atoran
el sentir del sueño.
Caminante soy como las nubes
incesante en un recorrido hacia la luz,
rincón del amor donde fenecer sin frío.

Te diré esas dos palabras sin estrenar
en la sonrisa de mis labios.

Quiero-te, a ti, en
un espacio sin gente,
iluminados por un ocaso
encendido como un volcán,
robándole la osadía a la luna
o, el perfume a la rosa de los vientos.


8.3.21

Ya se acerca

La noche se suicida
en la claridad de un hermoso día,
mientras las flores silvestres
van abriendo sus pétalos
cerrados en la nocturnidad.

Se oculta la luna,
y un sol tímido
aparece en la lejanía
pintando la línea del horizonte
en un color carmesí,
como corazones alegres
que quieren colorear
con su hermosa fantasía,
este mundo marengo.

El gran árbol de la vida
vuelve a florecer
lleno de esperanza.
Sus brotes surgen
como manantial que alimenta
las fuentes del placer
en sofocantes días.

Todo reverdece.
Es la inyección sanadora
de una nueva primavera
que asoma sus ojillos alegres,
entre el enigma del tiempo.

Y mientras llega:
Quiero la voz de tus ojos
más profunda y colorida,
que el estado de ánimo
en una estación bien florida,
y a la vez escuchar,
el misterioso sosiego
de una concha plateada
que nos mira.

🦋🌼🌻