Mis humildes y sencillas letras, son las hojas de mi otoño tardío cuando comencé a lagrimear tinta sobre pensamientos huérfanos, desgranando amores y fantasías en la soledad de mis horas.



*Hacer versos malos, depara más felicidad que leer los versos más bellos* Hermann Hesse

*Soy tan inteligente que a veces no entiendo ni una palabras de lo que digo* Oscar Wilde

LO QUE SE ESCRIBE AQUÍ NO TIENE PORQUE SER BIOGRÁFICO,
LOS PENSAMIENTOS Y LA IMAGINACIÓN SON LIBRES COMO EL VIENTO
🍂 SI BUSCAS ALGO TRASCENDENTAL, ESTE NO ES EL LUGAR. AQUÍ LO ÚNICO QUE TRASCIENDE ES LO INTRASCENDENTE.

30.1.18

Cuando me vaya por la vereda (Acróstico)

Resultado de imagen de hombre pensando en una mujer
Cuando me vaya por la vereda

Cuando me vaya por la vereda
ululando como el viento,
ay! amor de mis tormentos
nunca volveré a ti, pero,
dormiré en tu pensamiento
obligándote a sentir.

Mas, no quiero dejarte
en la ensenada vacía

viendo que te importa un bledo
alma mía. Aun así
ya me recordarás 
al sentir la caricia de mi halo,

presiento!,
o será mi presunción 
revirada y atrevida?.

Loca mente, loco sueño
al pensar que soy el único

valor de tu sentimiento.
Enredada en el perfume de tu piel
respirando sobre tu pecho
en tus noches solitarias,
dormirás pensando en mi 
aunque me vaya…

25.1.18

Cada vez más lejos

Imagen relacionada
Tengo en el corazón dos caras
como la luna llena,
una blanca y otra negra
que me lleva por senderos perdidos.
Con una te quiero con dulce emoción
esperando ese abrazo que nunca llega,
con la otra te odio con ternura y  pasión,
dejándome en suspense,
colgada de las nubes en el vaivén del tiempo.

Soy como río atorado
que nunca llega ni desemboca,
se pierde por llanuras extensas
que absorbe la tierra agrietada y sedienta.

Me siento mariposa extraviada entre abrojos, 
sin saber donde posar sus alas,
y otras veces como mar bravía
agitando en el fondo las algas,
hasta amainar en la superficie 
donde me encuentro plácidamente.
Y entonces te veo 
en el estrecho sendero,
cada vez más largo, 
y cada vez más lejos,
mientras mi crepúsculo 
pierde las sensaciones de amar,
y los pájaros huyen en desbandada 
de los sueños que se desvisten
en una realidad,
deshabitada de emociones.


18.1.18

Allí mismo

Te encontraré, 
en la frontera del tiempo, 
en la empalizada donde brincan
las ilusiones,
en el prado verde de tu pradera,
entre los cantos rodados del camino
que hacen peligrosas las veredas.
Te encontraré,
allí donde menos lo esperes,
al son del gallo cantando al alba,
en el repicar de las campanas a maitines,
cuando el cielo se cubra de rojo fulgor,
allí estaré yo, 
debajo del paraguas de la imaginación
con la boca vestida de besos
para provocar tu atención.
Allí mismo,
donde la brisa pinta colores
en el atardecer de tus ojos,
y donde yo me inclino
para saborear la cercanía 
de tus labios rojos.
Allí, en los sueños de ayer de hoy,
quizás de mañana
si todavía crecen las ilusiones.
Y si no… 
te espero a la orilla del crepúsculo
donde se cierran las flores,
y nace la noche con su broche de estrellas
cantando amores.

***

12.1.18

Todo está soñado

Sueños en un día lluvioso de frío invierno,
cuando el alma serena por los años,
cuenta los días de lluvia, de sol, de ocasos,
en la soledad, tras una cálida ventana
donde resbalan las gotas
como resbalan las ilusiones no cumplidas,
perdiéndose en el charco de la indiferencia.

Quizás reirá el sol en la próxima primavera
secando el suelo del corazón y del alma;
momentos mágicos de luz
donde acunar las escasas emociones.

Pero hay sueños que ya no se sueñan,
el tiempo los borra, se los lleva,
lo demás todo está soñado, 
nada queda entre los pañuelos del viento
ni en la silueta de la plateada luna,
todo fenece en un cielo sin estrellas
y las sensaciones se pierden
entre palabras no pronunciadas y,
eternamente en fuga, como las olas.

5.1.18

Se me acaban las quimeras

Resultado de imagen de mujer escribiendo pintura
Cuanto tiempo que no escribo,
¿será que no tengo a qué?.
Sí, puede ser,
y es que no sé escribir
a situaciones de la vida,
¡nada me inspira!.

Nadie veo alrededor de mis aristas
que manden vibraciones verbales.
Voces lejanas que apenas percibo,
no endulza mi día a día.
Y es que no miro las miradas,
porque en las calles las miradas,
van vacías,
cada cual con sus pensamientos
memorando penas o alegrías.

Me miro bien, ¡y no es eso!,
es que soy el centro de mi torpe poesía,
y se me acaban las quimeras,
la ilusión, el sueño, la utopía.
El romanticismo se queda ciego,
mis pensamiento no ven lo que veían…
y mis palabras no tienen sustancia
porque se ha callado,
el verbo que me seducía.
Alguien, con perfume a menta y limón,
a jazmín y albahaca,
a poesía de todos los colores
que me encandila y me atrapa.
Alguien...