Mis humildes y sencillas letras, son las hojas de mi otoño tardío cuando comencé a lagrimear tinta sobre pensamientos huérfanos, desgranando amores y fantasías en la soledad de mis horas.



*Hacer versos malos, depara más felicidad que leer los versos más bellos* Hermann Hesse

*Soy tan inteligente que a veces no entiendo ni una palabras de lo que digo* Oscar Wilde

LO QUE SE ESCRIBE AQUÍ NO TIENE PORQUE SER BIOGRÁFICO,
LOS PENSAMIENTOS Y LA IMAGINACIÓN SON LIBRES COMO EL VIENTO
🍂 SI BUSCAS ALGO TRASCENDENTAL, ESTE NO ES EL LUGAR. AQUÍ LO ÚNICO QUE TRASCIENDE ES LO INTRASCENDENTE.

26.4.21

Popurrí de pensamientos

 

De vez en cuando,
aparece algo que desilusiona.
Una palabra, un gesto, una mirada.
Es la sensibilidad que aflora,
que navega como barco dañado
y zozobra, si una arista
le roza el corazón del casco.

Y es que la sensibilidad crece
a la vez que los años aumentan.
Una palabra, un gesto, una mirada.
La piel ya no es tersa,
no resbala,
y la mala sensación
queda inmersa entre las arrugas
del corazón.


Cualquier melodía,
tiene una cicatriz que sorprende.
Besos, o cristales rotos.

*
Mi sombra es un error
cuando creo que es perfecta,
se alarga según el sol
y desaparece al dar la vuelta.

*
Un paso atrás, nunca, (se dice).
Yo lo doy cuando busco algo,
si no encuentro, recupero...
el paso.

*
Al fondo de un espejo
caerá todo;
después de un camino largo
no se recuperará de lo vivido, nada,
solo la luz del recuerdo
y esta, se apagará de un soplo
como en una vela, la débil llama.

*
Mira que te recuerdo
pero ya no siento nada,
es como recordar el café
que me tomo en la mañana.

Pensaba yo... por pensar algo.


Somos todos tan limitados,
que creemos siempre tener razón. - Von Goethe -
... en lo que pensamos.

20.4.21

Un día sin color

 

Un día de abril sombrío.
El cielo está gris,
su paisaje tan hermoso se ha borrado
y su ambiente desapacible
contagia los ánimos.
El volcán de los pensamientos
está apagado,
no hay nada que estimule un corazón
a estas horas solitario.

Susurra el silencio, 
en la calle poca circulación
porque la hora punta ha pasado.

Pero...
¿dónde se han metido los pajarillos?,
no veo ni un gorrión
compañero del ciudadano,
animando con sus saltitos
los jardines del asfalto.
Me asomo a la ventana
y un viento fresco
acuna las ramas de los árboles,
¡ya tan frondosos!
que se ensancha el corazón
al verlos con su vestido
de hojas recién estrenado.

Me quedo fija, mirando,
con la vista perdida en el infinito,
callada, ausente,
como si los ojos se fueran volando,
como si el silencio me cerrara la boca,
y los sentimientos se hubieran marchado.
Aquí me han dejado, sola,
oyéndome desde lejos
como si no estuviera.


14.4.21

Te quiero pero te olvido -Décimas- 2016

 


Miraba por la ventana
como crecían las flores,
y un jilguero de colores
le cantaba en la mañana.
No había en sus ojos gana
pensando en su amor lejano,
quisiera tenerle a mano
en vez de escribirle carta.
Esa sería la cuarta
y sentía que era en vano.



Pensaba cuando escribía
qué le podía decir
tratando de definir
lo que el corazón sentía.
Al pensar en él, latía
su pulso se aceleraba
el lápiz rojo temblaba
¡ le costaba escribir tanto!
pero recordó su encanto
y todo lo que le amaba.

Así comenzó su carta:

Te extraño tanto mi vida
desde esa triste mañana
que ya queda tan lejana
y sigo llorando tu ida.
En aquella despedida
quedó tan cautiva mi alma
y aunque me quita la calma
ya me encuentro más serena,
con algún día de pena
mientras mi dolor se ensalma.
*
Te quiero pero te olvido
con tanto tiempo de espera,
ya pasó la primavera
que los dos hemos vivido.
La juventud ya se ha ido
de esperar estoy cansada
y ya no me siento amada
como los días felices.
Te declaro aunque me hechices,
que todo termina en nada.


Estas Décimas son del 2016, ahora soy incapaz de hacer una.

Estrofas de diez versos octosílabos.
Rimas: abbaaccddc 


7.4.21

Mi numen

 

En un pliegue del viento
te encontré,
cuando soplaba delante de mi ventana.
Mis ojos te siguieron extrañados
porque de los tuyos,
se quedaron empapados de sabores.
Y te alejaste entre el polvillo del aire
arrastrando tu serio semblante.

Te recordé siempre y te recuerdo,
pues cuando abro la luz
allí estás tú, mi numen,
iluminando las horas
de mi recreo
en el patio de las hojas blancas
jugueteando
con las letras desordenadas,
hasta que te sitúo
en el lugar perfecto.

Pero revoloteas como la abeja
de flor en flor, y te pierdo.

Vuelves a mi, pausado,
me estimulas
y hago contigo lo que quiero,
hasta que mis letras de agua
se diluyen
en el mar de mis pensamientos.

En duelo quedo
hasta la próxima vez 
que quieras venir.

Y si vuelves,
acariciaré tu nombre
usándote con cariño
por mis vacíos renglones.