Mis humildes y sencillas letras, son las hojas de mi otoño tardío cuando comencé a lagrimear tinta sobre pensamientos huérfanos, desgranando amores y fantasías en la soledad de mis horas.



*Hacer versos malos, depara más felicidad que leer los versos más bellos* Hermann Hesse

*Soy tan inteligente que a veces no entiendo ni una palabras de lo que digo* Oscar Wilde

LO QUE SE ESCRIBE AQUÍ NO TIENE PORQUE SER BIOGRÁFICO,
LOS PENSAMIENTOS Y LA IMAGINACIÓN SON LIBRES COMO EL VIENTO
🍂 SI BUSCAS ALGO TRASCENDENTAL, ESTE NO ES EL LUGAR. AQUÍ LO ÚNICO QUE TRASCIENDE ES LO INTRASCENDENTE.

30.5.21

Te has quedado dormido

 

Quizás te siga hasta donde la luz no llega,
donde la luna ríe cuando está llena.
Quizás te siga hasta que tu voz
borre las líneas que dejó el tiempo
en mi piel morena.

Pero no, no te seguiré.

Te has quedado dormido
en mi silencio,
mientras seductoras melodías
suenan en otro espacio
donde el pentagrama
tiene notas cautivadoras
que enamoran mi sentir.
Donde el verde oscuro brilla
en el limonero y el naranjo,
donde el cielo nunca es brumoso
porque el sol besa
con su aliento cálido.

Definitivamente, no,
no te seguiré.
A tu lado las flores
se han marchitado;
hay una línea que ya no habla
del tiempo pasado,
y un hilo que se ha roto
como la porcelana,
porque te has quedado dormido
en el silencio de mis palabras
sin haber bailado conmigo,
la danza del minué.


24.5.21

Ser, ya nunca podría (Quintillas)

 

Viento que vuelas furioso
levantando polvareda,
dile a mi amor hermoso
que el corazón tengo ansioso
por verle en mi rosaleda.

El viento no me hizo caso
paso de largo a su vera,
el mensaje fue un fracaso
al irse el aire al Parnaso
y perder mi primavera

En un pliegue de mi pecho
he decidido llevarle,
y aunque sorprenda tal hecho
al verle en este repecho
con gusto puedo cargarle.

Desde su boca a mi boca
todavía hay un gran trecho
que me tiene medio loca
pues hay un muro de roca
que impide el deseado hecho.

Ser, ya nunca podría
las almas envejecieron
la mía quedó vacía
poco a poco día a día,
y esperando se perdieron.

De llevarle en el pensar
ya me encuentro muy cansada.
Mi gusto es verle pasar
y sus ojos recordar
aunque sea de pasada.

Y aquí se acaba esta historia,
de cierta no tiene nada
pero es satisfactoria
y a la vez recordatoria.
Es como cuento del hada.


17.5.21

Podría escribir...

 

*Podría escribir los versos más tristes*
como dice Pablo Neruda.
Pero no puedo,
porque nunca estoy triste,
solo cuando busco palabras
en el teatrillo de los sueños.
Podría escribir versos alegres,
pero no puedo
porque la alegría la tengo guardada
esperando el mejor momento.

Estoy así, como el tiempo,
vistiéndome de colores
según el cielo.

Podría escribir, por ejemplo:
*La noche está estrellada,
y tiritan azules los astros a lo lejos*.
Pero no puedo,
porque no es de noche,
y el sol juega a las escondidas
entre las nubes de terciopelo.

Podría escribir:
*Ya no le quiero pero tal vez le quiero*
Sí, eso podría escribirlo
al ser un sentimiento confuso
donde la razón y el corazón,
no se ponen de acuerdo.

Podría escribir cualquier cosa
como estoy haciendo,
pero solo escribo estolideces.
La imaginación está dormida
en lo más profundo de los sueños,
y sentir a estas horas tempranas, 
no es el momento.
En mi cabeza no se pasea nadie
y mi corazón está baldío
como la tierra sin riego.
Pero, sin tristezas ni lamentos,
pues, ¡estoy viva!
canto, bailo, y me muevo.

11.5.21

Sueños viajeros

 

Lozanos sueños,
los que quedan cautivos
en un viejo corazón
y florecen bajo la pluma
tintada de colores abrileños,
pintando renglones
con el cálido murmullo
de unas palabras viajeras
en el tren del tiempo.
Son las del guardián de mis sueños,
que con su cálido verbo
siembra sensaciones
en los surcos del pensamiento,
y un largo viento con perfume
a menta y albahaca
ronda los latidos olvidados
en mi campo árido.

El guardián de mis sueños
cierra los ojos
en un descanso merecido,
mientras los míos despiertan
en la realidad de un día más,
y todo desaparece vaciando huecos
que habían llenado
las ensoñaciones cautivas.

Vuelven las luces
a iluminar la razón que se había perdido
donde la brisa siembra caricias,
donde nadie sabe de nada...
¡lugar perfecto para vivir!

4.5.21

Paisajes del tiempo

 

La galería del alma
la tengo decorada
de plateados espejos,
donde se reflejan
todos los paisajes del tiempo.

Los primeros burbujean
de colores intensos,
de primaveras cálidas
y revoltosas.
El aire pintado de besos,
la lluvia fina y silente,
y fuego en las nubes
en el azul intenso
cayendo en el horizonte,
a la vez que los días van cerrando
sus ojos de ensueño.

Los segundos, pintados de verano.
Un lirio azul esplendido,
y unas rosas que trepan perfumando
el ambiente de las horas, días, años.
Cariños, besos, abrazos,
risas y llantos.

Los terceros son colores tenues,
de horizontes cortos
y amaneceres tranquilos,
que se funden en las caricias del viento
susurrando al oído verbos
quizás inciertos
que ya no engañan al viejo corazón.

Los cuartos no están pintados,
pero serán paisajes
de mares profundos, misteriosos,
con un horizonte lejano
donde una goleta dañada navega
silenciosa, despacio,
sin ganas de cruzar la línea
al otro lado,
y dejar atrás los paisajes que pintó, 
el tiempo.