Mis humildes y sencillas letras, son las hojas de mi otoño tardío cuando comencé a lagrimear tinta sobre pensamientos huérfanos, desgranando amores y fantasías en la soledad de mis horas.



*Hacer versos malos, depara más felicidad que leer los versos más bellos* Hermann Hesse

*Soy tan inteligente que a veces no entiendo ni una palabras de lo que digo* Oscar Wilde

LO QUE SE ESCRIBE AQUÍ NO TIENE PORQUE SER BIOGRÁFICO,
LOS PENSAMIENTOS Y LA IMAGINACIÓN SON LIBRES COMO EL VIENTO
🍂 SI BUSCAS ALGO TRASCENDENTAL, ESTE NO ES EL LUGAR. AQUÍ LO ÚNICO QUE TRASCIENDE ES LO INTRASCENDENTE.

28.12.19

¿Quién eres?

¿Quién eres?
¿por qué te acercas y luego te vas
como la niebla en un día de verano?

¿Quién eres?
que me rozas el corazón con tu cálida voz
y luego te callas.

Te veo llegar con mi pensamiento,
cómplice de lo inaudito,
y me quedo ensimismada
mirando si te conozco,
o solo eres una inspiración inesperada
que me lleva de la mano
a salir de la realidad,
y comenzar un viaje contigo.

Eres como el agua clara y fresca
en un día tórrido de verano.
Eres como la flor del naranjo
blanca y perfumada
que me incita a escribir
renglones románticos,
y eres como la llama de un candil
que se apaga con un soplo
cuando a lo que escribo, le pongo fin.

¿Quién eres? me sigo preguntando,
y sencillamente me contesto:
Es el que me regala romances
que yo me invento,
mientras busco un tema serio
que cautive al lector más exigente,
y no lo encuentro…

…¡Ni lo quiero encontrar!,
para seria: ¡ la vida…!

..........................

Felicitaros el próximo Año Nuevo, esta cifra repetida en números y realmente bonita,
como bonita deseo que sea vuestra vida en este largo, pero corto transcurso...
¡¡FELIZ salida y entrada al año 2020.  



19.12.19

Tarde fría

Tarde fría en medio de la niebla.
La noche ha caído muy temprano
oscureciendo las ausencias.
Solo las farolas alumbran tenuemente
las últimas hojas de los árboles,
amarillas y débiles
que no quieren desprenderse
del cordón umbilical,
por donde fueron alimentadas en primavera.

Todo llega a su fin.

¡Pero ahora mismo no!,
solo avanzando unos pasos,
las calles brillan como el cielo
en una noche clara tras el ocaso.
Luces de colores visten el entorno
eclipsando las estrellas.
Y aquí, sola, solo,
pensando si salgo a pasear
en medio de la niebla
a mezclarme con la gente
sin saber quienes son ni de donde llegan…
Pero me retiene la pereza.
Clavada a la silla me encuentro
como si fuera un asiento de nea,
enfadada conmigo misma
por no mandar
el aparato que tengo enfrente a paseo,
y a toda su parentela.

¡Qué bueno!, era antes todo…
cuando los años se podían contar
sin pararse a respirar.

¡No probéis!,
a ver si os vais ahogar 
antes de Noche Buena
:))))

FELIZ NAVIDAD…… de ❤

15.12.19

Buena vibra

Nada que decir,
nada que contar,
mi vida de momento es buena,
mi estrella luce todas las noches
aunque esté el cielo sin ellas.
El sol entra cada día por mi ventana
calentando el frío de los años.
El viento acaricia mi semblante
como un paisaje de primavera.
En el espacio hay cuatro lunas
que me saludan tras el monte,
mientras navego serena
en mi barquichuela.
Las campanas de la imaginación
han callado los amores
y ese silencio me besa,
me acuna, me sosiega felizmente
como un abrazo maternal,
el que siempre se recuerda
aunque el reloj marque
miles de horas en el cuero
por dentro y por fuera.


Pero para escribir,
me gustan las nostalgias,
los amores, desamores,
aunque no me pertenezcan.
El sueño de las distancias,
las estrellas apagadas,
unos ojos profundos
donde boguen los suspiros
y jugar a la noria del amor
dando vuelta con las letras…
todo ello aderezado
por la melodía de un piano,
donde se sienta la noche a esperar
mientras pienso,
que me gustaría ser…
el viento que revolotea en tus labios

 
E 🖍


5.12.19

Me ha olvidado

Resultado de imagen de pinturas de nydia lozano

Mi cielo se torna gris.
Mi hombre desconocido
me ha olvidado.
Ya no me habla,
ya no me escribe,
está escondido tras su verbo trovado.
No me toca el corazón
ni me da sus manos para sentir calor.
No me abraza con sus palabras
ni me presta sus labios para hablar.
No me da sus sentimientos
para dibujar letras,
ni me besa con sus ojos nocturnos
para tocar las estrellas.
Le llamo con tímida voz,
le toco con el índice el corazón,
y me ignora, o no se da cuenta.

Quiero que vuelva a rozarme
con su armonía y detalle,
y me arrulle con su mirada a cualquier hora,
aunque sea tarde.

Mi hombre desconocido
me ha olvidado,
y el cielo se torna gris
porque entre mis renglones,
no veo su nombre tatuado.

Sin él, soy la palabra sin eco,
la mariposa sin alas,
la joven de cien años
que se le escapan los sueños
por la ventana,
perdiéndose en el vapor del último tren.