Mis humildes y sencillas letras, son las hojas de mi otoño tardío cuando comencé a lagrimear tinta sobre pensamientos huérfanos, desgranando amores y fantasías en la soledad de mis horas.



*Hacer versos malos, depara más felicidad que leer los versos más bellos* Hermann Hesse

*Soy tan inteligente que a veces no entiendo ni una palabras de lo que digo* Oscar Wilde

LO QUE SE ESCRIBE AQUÍ NO TIENE PORQUE SER BIOGRÁFICO,
LOS PENSAMIENTOS Y LA IMAGINACIÓN SON LIBRES COMO EL VIENTO
🍂 SI BUSCAS ALGO TRASCENDENTAL, ESTE NO ES EL LUGAR. AQUÍ LO ÚNICO QUE TRASCIENDE ES LO INTRASCENDENTE.

28.2.21

Evocaciones

 

Ya no volverán esas ilusiones
que hacían gala en los pensamientos,
y se transformaban en palabras escritas
en nuevos renglones
que ahora  se han hecho viejos.
Ya no volverán esas ilusiones,
se han fundido con el tiempo.
Han volado como vuelan las nubes
cuando hace viento.

Quisiera volver a tener
el secreto de la primavera,
del amanecer, del fuego, 
y el cálido escalofrío 
de los sentimientos.
Pero ya no importan los secretos,
porque el amor en el corazón
se ha desvanecido, ha muerto.

¡Ah, quién pudiera ser como el río
joven eterno, y quedarse
fuera de las prisas estacionales
caminar sin preocupaciones
como camina el viento!.

No, no digas que estoy afligida,
nostálgica, o con melancolía;
es la verdad del hoy, del mañana,
es el corazón, es el reloj del tiempo
donde la cuenta sigue veloz,
haciendo muy cortos 
los buenos momentos.

Ecos cada vez más lejanos
de ayeres caprichosos con aromas,
a tilo, a romero.

Quedo cantando silenciosa
abrigada por dulces evocaciones
a través de la noche,
esperando el regalo
de un nuevo amanecer
que se detenga,
en los más bellos instantes.
 

21.2.21

Sin título

 

¿Está lloviendo en tu ventana,
o es solo en la mía?
Y es que anochece violentamente
en estos días,
como el corazón anciano
cuando su amor ha partido
de la mano de una muerte.
Tal como un perfume
que se fue en el viento,
o un suspiro de alegría
o de lamento.

Un verso,
una línea
que no encuentro.
Todo es bazofia
como la vida
en este momento.

Quién se puede inspirar?.
Es fácil echar la vista a un lado
y mirar el cielo azul
y los almendros rosados,
la nieve que se derrite
y los arroyuelos cantando.
Pero la realidad,
está detrás de la ventana.
Una piara de cerdos
ha salido de sus cuadras
rompiendo la luz
de todos los espejos,
las notas musicales
de un violonchelo,
y mancillando con el hedor
de sus patas manchadas,
el perfume de una nueva primavera,
la que el cuerpo, la mente
y el alma esperan...

Un verso,
una línea
que no encuentro,
porque todo es bazofia
en este momento.

Quiero oír una canción de amor
aunque sea lejano,
para que el latir de mi corazón
no palpite en vano.

16.2.21

Un paseo en la mañana

 

El cielo abre su color
entre copos de nubes
níveas y grises
que florecen en un azul intenso,
bajo los rayos del sol.

El aire tiene aroma de primavera,
mientras paseo emocionada
en una mañana clara y ligera.

Me emociona este paseo
con un halo de nostalgia.
Un recuerdo de la niñez
al recorrer el lugar donde me crie
y observar mi antigua casa
todavía en pie.
La única que se mantiene
de aquella entrañable época.

La he visto preciosa,
pequeña,
como una mariposa
cuando revolotea
libando en su trozo de tierra.

He retrocedido en el tiempo,
y encontré a la niña feliz
jugando en esa calle,
que ahora, y como otras veces,
vislumbro con atención
los cambios producido en el tiempo,
y me inunda una dulce melancolía
que me produce
un suspiro de emoción.

Sigo caminando 
el Paseo de la Dirección,
¡mi querido barrio!
muy cercano al actual,
mientras termino de contemplar
una amplia vista 
que se veía desde mi balcón:
un horizonte ondulado
por la sierra de Guadarrama,
¡Madrid!
y el pecho se me ensancha de aire puro
al aspirar el ambiente donde crecí.


9.2.21

Las palabras que me debes

No puedo silenciar el silencio
de las palabras que me debes,
las que no me dijiste
en la noche rota de diciembre.

No puedo silenciar el silencio,
no quieren los labios del pensamiento.
Un pellizco del sur lo grita
cuando suena la guitarra del corazón.

No puedo silenciar el silencio
cuando todo brilla alrededor,
perlando las oscuras penas
que se vuelven collares de emoción.

Pero puedo silenciar el silencio
cuando no hay nada que decir,
cuando la vida duerme plácidamente
en el sentir del sentimiento,
soñando un corazón florido
que perfumó todas mis esquinas.

Silenciaré el silencio
cuando se acerque la tarde
a los brazos de la noche,
cuando las sombras pierdan su voz,
cuando la luna grite en silencio
y así escuchar,
las palabras que me debes
de esa boca perdida
en los flecos del tiempo.


1.2.21

Donde se bordan los sueños

 

Donde se bordan los sueños,
allí quisiera estar siempre
tras la ventana de la imaginación
donde las nubes recorren el alba,
sutilmente, para no cegar
el resplandor del sol que con su calidez,
da permiso a las aventuras del corazón.

Donde se bordan los sueños
surgen inesperadas las voces del amor
envuelto en la seda de los pensamientos
que tapan la realidad de la vida,
a veces cruel cuando se mira alrededor.

Donde se bordan los sueños,
te encuentro a ti con diferentes rostros
para decirte, te quiero;
palabras que se van perdiendo en el olvido
porque no las pronuncian mis labios,
solo los dedos revolotean prestos
para dejar la huella de mis pensamientos.

Donde se bordan los sueños
siempre estará presente el amor,
mientras no se pierda la sonrisa,
ni el latido... ni la imaginación.