ricksginjoint:  Fred Astaire and Rita Hayworth, You’ll Never Get Rich (1941)

Letras desprendidas de una pluma muy sencilla donde el amor y desamor son desgranados por sueños y fantasías hilvanados con alguna realidad. Son las hojas de mi otoño tardío cuando comencé a lagrimear tinta sobre pensamientos huérfanos, en el silencio de mis horas.
:::::::::::::::::
*La sonrisa es una linea curva que lo endereza todo* Phyllis Diller
*Avísame si dejo de soñar* Elda

*Hacer versos malos, depara más felicidad que leer los versos más bellos... Hermann Hesse

LO QUE SE ESCRIBE AQUÍ NO TIENE PORQUE SER BIOGRÁFICO,
LOS PENSAMIENTOS Y LA IMAGINACIÓN SON LIBRES COMO EL VIENTO...

10.1.19

Un viaje por la imaginación

Imagen relacionada
 Cómo no pensar en ti
si te encuentro en cada esquina de mi pensamiento,
escondido tras la ventana de mis sueños,
apareciendo cuando duermo los ojos.

Tocas en mis pupilas con tus miradas
y desaparece la realidad;
comienza el viaje, 
se distancia el invierno,
y cristalina cae el agua sobre abril
floreciendo.

Como no pensar en ti,
si el murmullo de tu verbo
me roza como lo hace el viento
y entonces, amo lo que no tengo.

La voz de los pájaros despiertan mi espejismo
y vuelves a esconderte 
tras la ventana de mis sueños.

Llueve, hace viento, 
las ramas de los árboles
lloran al mal tiempo 
mientras yo amanezco 
con una línea curva hacia los ojos,
los que espero vuelvan a viajar
dormidos en la ausencia de la verdad.


5.1.19

Divagaciones de un tirón

Resultado de imagen de dibujo de mujer escribiendo
Vuelves a mis renglones
en este traslucir de la tarde
donde se van abriendo palabras 
para una noche de candil,
silenciosa y oscura
como aquel nublado de abril
cuando tú me dijiste: 
¡hola!,
¿es por aquí, o por allí
el mapa de las corolas?.
Pájaros en cabeza loca
revolotean sin parar
picoteando en mi sentir 
tranquilo y pausado
y ciertamente feliz.
Pero vuelves a mis renglones
en el traslucir de la tarde
y me dejas muda, silenciosa,
y con el corazón que arde
en la rima de un pensamiento
sin definir, ya que comencé 
con una frase tirada al viento
en la que me enredo 
y no sé como seguir.
Pero ante tal divagación 
te he de decir… sí, a ti:
que eres la flor de mi pensamiento
con perfume de alelí.
quiero seguir cantando
como cigarra en verano
antes que la caducidad 
me vuelva ácida
y crujan mis viejos zapatos;
hacer un descanso
en tus labios de noviembre 
y en tus ojos color de invierno
de vez en cuando,
mientras las luciérnagas 
dan luz a una verdad escondida
tras los colores del viento
pintado por tus manos,
y dormir en ellas
hasta que me despierte
con el baile sensual... de un tango.

¿Bailamos?


30.12.18

Jugando con el pensamiento

Nadando estoy las aguas limpias
de tu corazón de invierno,
donde no puedo bucear tan profundo,
se enturbian mis ojos
y no veo tus sentimientos.
Capto pececillos de colores
que cambian continuamente su aspecto
rozando levemente mi piel,
y un escalofrío abriga mis pensamientos.

Pero todo se difumina en el aire,
las voces del viento susurran sueños,
mientras las alas de mi sentir las pliego
en la realidad de mis dedos
que se mueven por el teclado
intentando diseñar un encuentro.

No es posible,
la luz de mi candil se mueve incesante,
y la intriga del momento
vuela con palabras vacías 
por los renglones de mis pensamientos,
poniendo punto y final
a otro de mis sueños inacabados
en el despertar de una mente trasnochada.

Me miro al espejo y me pregunto:
¿Tú estás bien…?
-Perfectamente-

entonces, deja de escribir bobadas 😜

FELIZ AÑO NUEVO

18.12.18

Al barco de mi vida, 1º y 2º


2007

Al barco de mi vida,
se le averió el motor, 
y una noche de diciembre
por una muerte,
en un mar de confusiones
varada me dejó.
Todo oleaje a mi alrededor.
Mi corazón se hundía
con el peso del dolor.
Desamparada en el inmenso mar,
nadie acude a socorrer mi mal.
Trepo a mi barco y,
con sogas de colores
bordo remos.
Vislumbro nitidez en la lejanía...
me acerco:
es el reflejo de una ilusión perdida.
De nuevo oscuridad en el horizonte.
El mar se calma, 
navego tranquila, sin prisa,
sé que algún día llegaré a la orilla
y arreglaré el motor averiado
de mi vida.


2018

Hace tiempo que llegué a la orilla
y arreglé el motor,
pero de vez en cuando se gripa,
está antiguo y hay que mimarlo
y cuidarlo con amor.
Le he vestido de velas 
que se cimbrean con alegría y,
cuando el viento susurra de poniente
baila el alma mía.
No me alejo del puerto
por si un temporal arrecia,
no quiero que mi barco pierda el rumbo
ni se rasgue el blanco de sus velas
cuando lucha con los suspiros del viento
y los guiños de las estrellas.

Hoy navego lento
en un mar en calma
y me recreo en su vaivén,
sin capitán ni marineros,
manejando mi bajel.


12.12.18

Sensaciones, 2


Mis ojos se entornan,
la serenidad acuna el ensueño
meciéndome mientras escucho
una melodía que adormece mi corazón
y me hace flotar en mi cálida estancia
coloreando mi sentir.

Algo me distrae de mi dulce recreo...
es la sirena de una ambulancia,
ese sonido preocupante y desagradable
que siempre trae algún recuerdo.
La música que me tenía ensimismada,
ha finalizado, y ya no puedo hilar
el encanto de ese momento.

La realidad vuelve a mi ventana.
Luce el sol, y una suave brisa
baila la hoja amarillenta
que no quiere despedirse de su rama,
como yo de algunos sentimientos.
Todo se prepara para un invierno incierto…
¡y es tan largo! que quizás algunos ojos
no verán los colores de la primavera
ni oirán la música arrulladora del viento.

Cambio de pensamiento, y le doy al play.
¡Mucho mejor! 
🎶🎶

5.12.18

Quizás mañana, o pasado...

Imagen relacionada
Tras el horizonte no se divisa nada,
está lejos, es el mañana.
Miro el cielo y veo las nubes
que me llaman,
pero para mi las nubes
ya están muy elevadas,
son pañuelos blancos
que me dicen adiós
sin pararse en la ventana,
porque saben que ya no flotaré con ellas
aleteando con ilusión mis alas,
ni me columpiaré
en las pestañas de la luna
ni en los flecos de las estrella,
ni en el volcán de cualquier corazón
pintado en el portal de la fantasía.

Preparo mis zapatos de invierno
los que se agarran bien a la tierra,
los que nunca flotan por el peso,
los que no se mecen en el vaivén 
de una ola traviesa,
ni los que tropiezan en la misma piedra.
Hoy, no.

Quizás… quizás mañana,
o pasado,
o al otro, o al otro,
cuando los colores de la utopía
me inviten a olvidar 
el crepúsculo del tiempo,
entonces: 
pintaré mi sonrisa de carmín
mientras me eleva el viento,
y me dejaré mecer
en los brazos de un pensamiento novelado
mientras escucho el son aterciopelado
de una guitarra caprichosa.
🎸

28.11.18

Indiferencia

Siento tanta indiferencia
cuando me hablas
por los caminos del viento,
que yo misma me sorprendo
de este increíble sentimiento.
Pienso en ti y quedo fría,
ni una sensación ni un latido
que exprese que me emocionaba
tu verbo hablado, escrito, tu poesía.

No me gusta esta sensación 
de indiferencia,
es como si me encontrara vacía 
como si algo hubiera muerto,
como si mi vestido de besos
se hubiera roto,
como si una noche eterna
aleteara alrededor mía
mientras los cuervos 
picotean en mis sueños,
en mis fantasías.

El cielo está espléndido de luz
y yo, crepuscular e indiferente
sentada en el regazo de la tarde,
fría, tranquila, 
acunada por la indiferencia
mientras el día cae sobre el horizonte.
💤

21.11.18

Retazos del pensamiento

Imagen relacionada
¡Ay amor!, la caída de la hoja está presente,
la nostalgia me invade 
porque tu figura aunque cercana 
se difumina como el humo en el aire,
como los colores cálidos de la naturaleza
en el frío paisaje.
Deshabitado queda mi corazón
entre las flores que fueron…
Un jazmín que aromó mi camino,
y tres rosas perfumadas
de diferentes colores,
soles de mis ojos cuando la tarde
se funde en la oscuridad.
¡Y una campanilla azul! 
que tilila su verbo cuando sueño,
mientras mis besos se pierden
entre una lluvia de suspiros.



14.11.18

Letras sin voz

*Este amor que se me va,
que noto que se pierde*,
que ya el corazón no es de nadie
solo a mi me pertenece.

Pero algo hay todavía…
es el tic tac de la vida que mece y mece
sin fuego, pero dulce como una caricia.
Es una sutil danza vestida de guiños
que gira y gira,
como el viento en el aire,
la suave brisa, el alba, el ocaso
y una agradable melodía
que me recuerda a ti,
a tu voz,
a tus ojos nocturnos
mimos del corazón libando la noche.

 Y aun así, sin querer,
este amor se me va
y noto que se pierde,
como el humo en la niebla,
como el futuro en el presente,

pero sé que me recuerdas
y quiero que siempre me recuerdes,
aunque no me hables,
aunque estés ausente,
porque si tu me olvidas…
yo, te olvido,
ya que soy un reflejo 
de lo que percibo. 

Este amor que se me va,
que noto que se pierde, ¡y se pierde!
entre sigilosos sueños
que no me pertenecen,
porque no son míos,
son palabras escritas en un océano blanco
de profundidades infinitas donde busco,
 y algunas veces encuentro… 
letras sin voz.
💬

7.11.18

Sin título

Imagen relacionada
Estoy escuchando el susurro de una voz,
no llega a mis oídos,
pero la noto en este flaco corazón 
que por los años se ha vuelvo débil 
y sensible como pétalo de flor.

Estoy escuchando el susurro del viento
que desnuda de hojas el árbol del amor,
dejándolo al descubierto solitario y tímido
como amapola en las dunas de un desierto.

Estoy escuchando el silencio
que activa mis pensamientos
en una mañana de nieblas oscuras,
y lloran las lunas de mis ventanas
en ese exterior incierto
donde flaquean las ganas de ver el sol.

Estoy escuchando la voz de mis sentimientos,
 y pasa el tiempo… no me dice nada,
¿habré muerto sin dolor?

31.10.18

Languidez

Resultado de imagen de mujer abatida en un sofa pintura
Pretendía escribirte a ti
amor desconocido,
pero sin querer he pensado,
y le he dado un giro.

Me atrapa una estúpida languidez…
sin ganas de oír, ni de ver. 

En el cielo, un azul esplendido
limpio de algodones por un viento frío
que alborota la cabeza 
y quita hasta el sentido,
llevándose los pensamientos
más allá del horizonte
donde se refugian cuando yo quiero
tus ojos y los míos.

La nostalgia juega con la languidez,
y a la par revolotean molestas 
cual voz de pájaros en una madrugada,
cuando los sentimientos duermen
después de una noche pasada por agua.

Todo llega y todo pasa, 
menos tú, 
escondido en la palabra melancolía,
tocando mi atención dormida en el olvido.

Estúpida languidez
muerte prematura de los movimientos,
encierro voluntario de la masa corpórea,
mientras un sol negro y ansioso
quiere enredarse en las hebras de mi pelo
para ganarme la batalla.
¡Pero no!, porque a pesar de todo
hay luz por encima de mi
con un vestido de besos dorados
que atrapo cada día
para tatuar mis labios.

24.10.18

Lo que no puede ser, es imposible


Tuviste un espacio aquí, en mi corazón,
mucho tiempo, sí, mucho tiempo,
pero lo que no puede ser, es imposible,
por eso sigo meciéndome en las alas del viento
libre y sensible como las mariposas trasparentes,
mimetizándome en el paisaje que pasa por mi lado,
colores alegres y otras veces marrones y tostados.

Hubo un espacio muy próximo entre tú y yo,
mucho tiempo, sí, mucho tiempo,
pero lo que no puede ser, es imposible.
por eso sigo teniendo los ojos y los oídos abiertos
y libre como el aire que roza tu verbo,
quiero descansar la voz que te llama en silencio.

Y ahí sigo meciéndome en el viento
soñando las palabras que robaron mi sentir,
tuyas, nada más que tuyas, 
dispersas por los renglones mis ojos las vieron,
las sustraje, y de su melodía me enamoré…
He volado con ellas hilvanando fantasías
y al despertar me di cuenta que:

Lo que no puede ser, es imposible

16.10.18

Cuantas veces...


Cuantas veces pensé en ti sin conocerte,
¿o quizás te conocía sin verte?,
o te había visto distraída,
o quizás te vi en la luna de junio 
cuando el verano comienza
entre los trigales verdes.
O tal vez te sentí bailando en abril
con las manos en mi cintura,
con tu mirada de azules campanillas
que sonaba al son de la música,
coloreando mi otoño enamorado.

Te imaginé y vi el sol y la selva,
te parecías a todas las estaciones
con tu aroma a hierba verde, a melaza,
a castañas, a nueces.
Tus labios ebrios de sed
y en tu mirada todos los colores,
colores que se diluían en ese momento
que la tarde pierde su nombre.

¿Quién eras, quién eres?
¿dónde habitas que siempre surges
cuando estoy linealmente anodina?.
Te pareces a la palabra imaginación,
una isla vacía donde te intuyo
desnudo de estrellas, pero iluminado,
con la pluma y un papel en la mano
mientras me seduces con atención
y  con tus ojos color del mundo,
donde se encierran todas las letras
de los amores idealizados.

9.10.18

Una receta de amor

Resultado de imagen de ancianos agarrados de las manos
¿Dónde están esas historias de amor,
las que son para toda la vida,
las que conquistan el corazón
desde que comienzan 
hasta que terminan?.

Esas historias existen
o por lo menos existían,
con pasiones al principio
y un amor dulce y sereno 
para el resto de los días.

Respeto y más respeto,
-ingrediente necesario-
admiración y simpatía
para que dure muchos años.

Aderezado con buena sal,
la pimienta que no falte,
y un toque de hierba buena
salpicada por todas partes.

El postre que no se olvide
que es cosa muy importante,
aunque solo sean besos
de menta y de chocolate.

Y así hasta el final 
de la mano cogiditos
apoyándose uno en otro,
¿hay algo más bonito?

Pero si en medio de todo
falta el primer ingrediente,
a otra cosa mariposa…
porque todo se fue al garete.
👀

2.10.18

........Vi las golondrinas

Hoy es uno de esos días (muy escasos, eso sí), que me besa la apatía.
El beso de Judas diría yo, pero no es que sea falso, es nocivo para el cuerpo, para el pensamiento que se viste de un gris que no es sinónimo de este día espléndido.
¿Será el otoño que ya se instaló sin sus colores?, ¿o será por otro año más sobre la piel cada vez más sombría y olvidada vista en el cristal colgado de la pared donde duermen las verdades, el que pone los pies sobre la tierra cuando se mira con atención?.

Hierve la vida en la calle, y yo, cruda, sin la cocción en su punto...
Quizás si esta retórica aburrida como yo misma me encuentro, la dejara para después, ya no sería invierno en mis pensamientos sino una primavera incipiente donde comiencen de nuevo las ilusiones perdidas en el transcurso del tiempo, donde el reloj se quedó anclado en figuras que hoy ya no son del mismo color.

Y a cuento de esta reflexión un tanto superficial, dejo este poemilla de un día, de un mes, de un año cualquiera, deshojando pétalos de evocaciones nostálgicamente perfumadas…

Vi las golondrinas 

Vi las golondrinas pasar por mi ventana,
pero no eran las mismas
que vi aquella mañana.
Llevaban sueños en el pico 
realidades en las alas,
volaban a sus nidos
donde los polluelos esperaban.
Pero no son las mismas 
que vi aquella mañana.
Las de ahora son iguales,
tienen el mismo plumaje,
pero ya no llevan sueños en el pico
ni en las alas realidades.
Vuelan desoladas 
al no encontrar su nido,
ya nadie las espera,
ya se pierden en la niebla del olvido.

Esto son latidos breves
en el silencio de la mañana,
que cantan en mis oídos
y aletean en mi alma,
donde llora el tiempo
y ríe la esperanza,
cuando pienso en ti vida mía
sin esperar nada. 
🍂🍁