...

...

DEDICADOS A MIS AMIGOS Juan y Arturo



*****
PARA JUAN MENDIÑO

Bajo el cielo
de la bella Galicia actual,
respira un poeta que versa
sin igual.

Y es que…

Fuego en tu corazón arde,
llenando de lindos versos
mis solitarias tardes.

La poesía en tus labios yo quisiera
para derramar en mis oídos
melodías de primavera.

Brotan como truenos tus pensamientos,
y relampagueas el papel
con brillantes sentimientos,
haciendo de tu pluma,
mariposas volando en los sueños.

*****
ARTUROOOO, ¿Por qué me provocas?

Se cerraron las sombras en la trastienda de mis labios,
y allí dormida… hoy despierto con una luz que besa
mis ojos, y mi corazón confundido por las dudas,
abre la puerta.
No se si sueño o estoy despierta;
pero veo un bosque repleto de belleza.
En el fondo, entre las luces del amanecer,
alguien se acerca. Es azul como el cielo.
En sus manos porta una libreta y, una pluma,
que es el tallo de una madreselva.
Abro bien mis pupilas, y veo que es un poeta.
Un poeta, sí, que va desprendiendo a su paso:
perlas, pétalos de flores, lluvia fresca,
corrientes de ríos que van al mar,
y allí, sus aguas se evaporan y vuelan,
pues le falta por versar:
el resplandor de las estrellas, la luna con su cara bella,
a su Galicia verde e inmensa;
como inmensas son las letras de este gran poeta,
que hace magia con imágenes perfectas.
Vestido de azul viene, porque es… un cielo,
y yo, le he cambiado el traje.