...

...

6.4.15

¿De qué nos quejamos?...Auswitch

Hola a todos los que tengan a bien visitar este humilde rincón, donde la literatura brilla por su ausencia, ya que no estudié nada que tenga que ver con ella, solamente fue que comencé a poner una frase detrás de otra con poco conocimiento, descubriendo -aún no sabiendo expresarme bien- que me gustaba darle al lápiz o a la tecla, y ello me sirve para distraer mi aburrimiento y soledad de algunos momentos.
Bueno, después de este comienzo -que supongo a nadie le importa- voy a editar cuatro palabritas sobre una visita que hice esta Semana Santa casualmente a Polonia, digo casualmente porque no tenía pensado viajar allí, ya que tenía otro destino elegido, pero por circunstancias, lo tuve que cambiar a un lugar donde jamás había pensado viajar y menos en estas fechas, y todo hay que decirlo, porque no quedaba otro. ¿Me gustó?… precioso viaje para hacerlo en verano; ¿frío?, como jamás había pasado… con lo cual no me enteré de las explicaciones de los guías en ninguna de las ciudades porque estaba deseando que terminaran... solo quería irme al hotel a calentarme un poco.
De este frío tan intenso que pasé, viene a cuento lo que quiero exponer aquí cuando visité los campos de concentración de Auswitch. ¿Me impresionó?, exactamente no, pero si me hizo reflexionar sobre lo que nos quejamos de cosas nimias desde nuestra cómoda casa, caliente y acogedora (o no tanto, pero en nuestra casa) con todos lo aparatos electrónicos de última generación etc. (con lo cual, es que no nos va tan mal).
Muerta de frío pero abrigada y tapada hasta la punta del pelo en un día lluvioso y nevando a ratos, por un instante me puse en el lugar de tantas personas que pasaron por estos campos con su uniforme de rayas, raído y desgastado, amontonados en unos barracones llenos de suciedad y en los patios a veinte grados bajo cero como poco, y sentí una pena inmensa, lo mejor que le podía pasar a estas gentes era morir cuanto antes, porque lo demás tuvo que ser un sufrimiento increíble.
Ya lo sé, no es nada nuevo pues, ¿quién no ha visto La lista de Schindler?, en la que se refleja todas estas calamidades;

pero el ver las fotografías éstas… creo que sirven de concienciación para las mentes tan sensibleras -que no sensibles- y darnos cuenta que la vida que nos rodea es bella, a pesar de los pesares que tenga cada cual.

zapatitos de los niños
peines cepillos etc
cajas de cremas o betún de la época
enseres de cocina y diversos
retratos de victimas


letrinas, con un tiempo escaso,
y el que no hubiera terminado, le daban un tiro
donde llevaban sus cositas

Las fotos no son buenas, hechas a través de un cristal; quizás un poco macabras, sobre todo una sala donde por respeto hacia las victimas no dejaban hacer fotos; una sala enorme como todas estas anteriores, solo dedicada a los cabellos de las personas, un exposición que realmente te hacia cosquillas en el estómago, por eso quiero resaltar:
¿por qué nos quejamos tanto...?
 super helada, digamos por gusto...
¿Y estos angelitos por qué?

Estas exposiciones, son enseñadas por los guías con mucho respeto, y aunque sirve para dar de comer a mucha gente que vive en este pueblo y alrededores, sirve para que no olvidemos nunca el genocidio de la segunda guerra mundial, donde fueron asesinados seis millones de judíos y más de cinco millones de gitanos discapacitados y homosexuales.  

Por muy mal que te vaya la vida, sin ninguna duda, tu vida es bella.











25 comentarios:

  1. Hola Elda, Yo también me incorporo hoy al mundanal espacio Blogero, eso si no viaje tan lejos, con tanto frio, y con tanta historia detrás, como lo has hecho tu...
    Las fotos son siempre "colpidoras" pero nunca tanto como fue la realidad, nunca nos daremos cuenta de lo afortunados que somos, aunque aveces viendo lo que pasa en algunos lugares del mundo, estremece pensar que los humanos no aprenderemos nunca...
    Elda me sorprendes siempre, creo que no te valoras suficiente, dices ser mayor, y eres una niña grande, dices no saber escribir, y escribes como los ángeles, lo haces por despistar, o eres así de humilde y de gran persona....
    Un abrazo.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Llorenç, leer tu comentario tan esplendido, me da mucho aliento.
      Te diré que no soy humilde, pero sé exactamente lo que a mi me parece que no hago bien, y entonces lo expongo, antes de que alguien se piense que me las doy de lista, jajaja, y nunca más lejos de mi pensamiento porque a la vista está.
      Te agradezco mucho tu lectura y comentario y espero hayas pasado unas buenas vacaciones.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Impresionante entrada, Elda. Todos los que han visitado estos siniestros lugares quedan impactados y describen su sentir ante el horror para contribuir a la memoria histórica. ¡Y así debe ser! Recordar y recordar para evitar que nuevas ideologías totalitarias y fanáticas vuelvan a nuevos genocidios.

    Pero, dicho esto, no creo que deba servir de conformismo con lo que nos tenemos porque no se ha llegado a esos extremos. Precisamente, debemos quejarnos, sí, quejarnos para que no se traspase nunca esa línea de respeto a la dignidad humana, de todas las razas y creencias. Una línea que se pisa en ocasiones y debe ponernos en alerta.

    Un abrazo, cálido para tu frío que has traído de las vacaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fanny por tu lectura y tu comentario con el que estoy de acuerdo, pero lo del conformismo social, en este caso no he pensado en ello, sino he querido decir en las circunstancias de cada persona que vivimos cómodamente y todavía así nos quejamos de tantas cosas.
      Un gusto tu visita, un abrazo.

      Eliminar
  3. Todos hemos visto estas horribles imágenes de hombres, mujeres (jóvenes y ancianos) y niños pero supongo que estar ahí, donde sucedieron los hechos, viendo estancias vacías da lugar a sensaciones encontradas. Por una parte la incredulidad de que entre esas paredes y en esas salas ahora vacías pudieran haber estado hacinadas tantas personas tratadas peor que si fueran animales. Y por otra parte, el escalofrío de pensar en la multitud que hacía cola para entrar en lo que ellos creían que eran duchas y donde encontraban la muerte.
    Bienvenida de nuevo a este mundo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Josep. La verdad que no soy muy impresionable a no ser que esté en el momento de algo, pero si que te remueve la conciencia cuando estás en el lugar de un hecho tan atroz como fue este exterminio, y pensar lo inhumano de las circunstancias hasta la muerte.
      En fin, me alegro mucho de tu paso por mi rinconcito que te agradezco con cariño y un abrazo.

      Eliminar
  4. Querida Amiga:
    Dói o coração ao pensarmos em tanta maldade e tens toda razão precisamos olhar para traz, para o terror que foi o passado dessas pessoas nesta guerra promovida pela ganancia de um louco, não com o intuito de nos martirizarmos, mas sim para aprendermos a valorizar e viver com intensidade todos os momentos de paz em nossas vidas. Haja vista que hoje estamos vivendo uma nova barbárie no mundo, com homens bomba, crianças com armas nas mãos, mulheres estupradas, ou castigadas por terem nascido mulher, governos corruptos, falta de cumprimento das leis, xiitas radicais no oriente matando gente como se fossem moscas, e por aí vai.
    Nem dá para imaginar que em algum dia, mesmo longínquo existirá a PAZ MUNDIAL.
    Só nos resta rezar implorar a Deus clemencia, piedade.
    beijinhos,
    Léah

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Léah lo único que podemos hacer es rezar por tantas victimas de todo tipo que hay por el mundo, por que eso de la paz mundial es una utopía que nunca se hará realidad.
      Muchas gracias por leerme y comentar.
      Un besito.

      Eliminar
  5. que te puedo decir
    vi la película dos veces
    y siempre fue como la primera vez
    Muchos se quejan
    muchos nunca estan confromes
    pero hay otros como vos
    que nos deleitan con la maravilla que es tu blog
    Un abrazo y gracias

    ResponderEliminar
  6. Hola guapa, viniendo de ti es un verdadero halago tu comentario, porque en realidad donde se aprende de la sinceridad y de las situaciones llanas, es en tu blog que me parece muy entretenido cada vez que me paso por él.
    Muchas gracias por venir Recomenzar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. gracias por tu riqueza de palabras en tu comentario....
    Gracias por ser como eres

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay de que guapa, sinceramente es lo que opino.
      Yo no llevo mucho en esto pero un hermoso poeta amigo me contaba que entre los escritores había muchas envidias, y sin ninguna duda alguien te envidia, pero el o la que sea, sufre, y ese es su castigo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Espero que disfrutaras de viaje, y ojalá ninguna cámara del mundo vuelva a recoger tan dramáticas imágenes. Todas las guerras han sido desastrosas, y lo seguirán siendo, pero lo que los nazis hicieron durante la Segunda Guerra Mundial, ha sido uno de los horrores más terribles que ha sufrido la humanidad.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Hola Rafa. Me faltó menos frío para disfrutar, pero bueno tampoco es para quejarse tanto como lo hice, jajaja, eso pienso ahora desde mi cálida casa.
    Tienes mucha razón, ojalá no volvieran a verse fotos en el mundo evocando tragedias tan grandes.
    Gracias por leerme. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Elda, he visto a través de tus ojos y sin duda es volver a sufrir lo que muchos han sentido. Es un placer leerte.

    ResponderEliminar
  11. Gracias Mily por venir a leerme, un placer y un beso.

    ResponderEliminar
  12. Siempre ha habido genocidios y aun hay cosas parecidas, matan porque si, aunque los seis millones de judíos y cinco de gitanos ya se pasa de castaño oscuro.
    Verdad es que no todos los alemanes fueron culpables, pero en época de guerra cada uno intenta salvar su vida como puede, aunque en ese campo de concentración cuanto antes se muriese mejor que pasar tantas calamidades para terminar en la cámara de gas.
    Me he apenado leyendo y viendo tus fotografías, ya sé que lo hemos visto muchas veces, pero estar allí debe de ser horrible ver tantas cosas del ayer.
    Bueno que tu entrada es un hermoso homenaje a todos los caídos allí, y sobre todo los niños… que terrible. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Siempre ha habido genocidios y aun hay cosas parecidas, matan porque si, aunque los seis millones de judíos y cinco de gitanos ya se pasa de castaño oscuro.
    Verdad es que no todos los alemanes fueron culpables, pero en época de guerra cada uno intenta salvar su vida como puede, aunque en ese campo de concentración cuanto antes se muriese mejor que pasar tantas calamidades para terminar en la cámara de gas.
    Me he apenado leyendo y viendo tus fotografías, ya sé que lo hemos visto muchas veces, pero estar allí debe de ser horrible ver tantas cosas del ayer.
    Bueno que tu entrada es un hermoso homenaje a todos los caídos allí, y sobre todo los niños… que terrible. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lola por la lectura. La verdad no me impresionó demasiado, pero si que me hizo pensar más en ello y recordar del sufrimiento...
      Fue un placer encontrarte por aquí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Difícilmente se puede olvidar algo tan horrible...

    Ojalá nos sirva para entender el sufrimiento de los demás, para quejarnos menos de vicio, para ser solidarios... Ojalá...

    Gracias... He visto fotos que no conocía, como las letrinas, los peines, zapatitos, etc...

    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sirve para entender el sufrimiento, pero desgraciadamente siguen ocurriendo cosas terribles en el mundo, y lo malo es que nunca se terminaran porque locos existen en todas las épocas.
      Gracias Carmen por venir a leerme.
      Un beso.

      Eliminar
  15. Es imposible acostumbrarse a ver estas imágenes, aunque las emitan mil veces por la tele. Espero que mostrar estos sitios sirva de algo, para concienciar y no olvidar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola encanto, cuanto me alegro de verte en mi rinconcito.
      Ya sabes que estas cosas, aunque no tan graves, se repiten a lo largo de los tiempos y como digo arriba, lo malo es que nunca se acabaran.
      Gracias por tu visita Sensi. Besitos.

      Eliminar
  16. Yo te diría que es cierto que no debemos olvidar nunca lo que ocurrió en estos siniestros campos pero para ello no es necesario exhibir tanto horror y menos cobrando una entrada.En el momento que pones a disposición de los turistas un escenario semejante donde tantas vidas humanas inocentes fueron borradas del mapa,estás contribuyendo con ello a violar la memoria de todas ellas y convirtiendo un
    escenario del horror no solo en un negocio,sino también en un espectáculo para,en la mayoría de los casos,satisfacer el morbo de aquellos que lo visitan.Creo que lo mejor que se podía hacer con estos sitios es cerrarlos a cal y canto o construir sobre ellos un monumento a la tolerancia y contra el totalitarismo.Es mi opinión Elda,ya sabes que en estos temas tengo mis propias ideas y no me gustaría que te lo tomaras como algo personal.

    En cuanto a que nos quejamos demasiado sin razón aparente,pienso que precisamente debemos quejarnos todos los días contra las pequeñas injusticias para así evitar que lleguemos a situaciones como las que se dieron en esa época,aunque tengo mis dudas de que aún quejándonos lo consigamos.

    Te dejo un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Bueno, yo es que suelo ver las cosas positivas de las cosas. Todo fue destruido, todo lo que se ve allí lo han reconstruido precisamente para quede constancia del genocidio. Todo ello da trabajo a mucha gente, la que trabaja allí, la de todo el alrededor, con lo cual para mi está más que justificado. En cuanto a lo de quejarse, me refiero a lo que hacemos personalmente, que nos duele una uña (por decir algo) y se nos viene el mundo encima.
    En fin, yo lo vi y no me dio ningún morbo ni me impresionó, solamente me puse en su lugar por unos instantes, pensando que si yo tenía tanto frío allí mismo, que pasarían los pobres desgraciados...
    Te agradezco mucho tu paso Jero, y muy encantada de leerte por aquí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar