...

...

7.12.13

Esa florecilla a la derecha


Soy en el paisaje de tus ojos,
esa florecilla a la derecha
escondida entre las amapolas
que sobresalen por su belleza.
No puedo competir con ellas
su color es hechicero,
lucen talle fino y largo
que se contonea con el viento,
Yo quisiera ser
en el paisaje de tus ojos,
ese río de primavera
que se desliza caudaloso,
para hacer remanso en tu cuerpo 
y presa en tus brazos poderosos.
También quisiera ser
en el paisaje de tus ojos,
el tapiz verde del prado
para dormir en la alborada
agarrada a tu costado,
o simplemente mariposa azul
que mires con cariño,
mientras revolotea con sus alas 
haciéndote guiños.
Quisiera y quisiera,
pero ni siquiera soy la flor de la derecha
del paisaje de tus ojos,
pues cuando me miras los cierras
por temor a unos enojos.



12 comentarios:

  1. Hermosos sentimientos y deseos que conviertes en poesía. Hacía mucho que no te visitaba, veo que mejoras y me alegro de ello.

    ResponderEliminar
  2. Ha sido muy placentera tu visita Elisa.
    Muchas gracias por dejar tu comentario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, las amapolas son frágiles,se le caen las hojas apenas las tocan y sin hojas no son nada...
    Ya me gustó este poema en el foro y ahora me lo vuelvo a encontrar aquí.
    Creo que todas las flores son bellas,la de la derecha también.

    Abrazos Elda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que te has equivocado de poema Jero, jajajaja, este no lo he puesto de momento en el foro, pero sí alguno que hablaba también de la amapola, supongo que te sonará por eso.
      Muchas gracias amigo por tu lectura.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Elda, una vez me dijeron que las personas pueden o no ser flores, las hay incluso con olor, que perfuman a su alrededor a los que comparten oxígeno y vida con ella. Tú con tu sensibilidad, eres una de estas. Muy lindo poema.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy que bonito esto que dices Eva, muchas gracias por tu comentario tan cariñoso.
      Muchos besitos.

      Eliminar
  5. Hola, Elda. La amapola puede ser sencilla, pero el trigo de ella se enamora; aqui y en Roma.

    Siempre es un lujo leer tu poesía.

    Un abrazo enorme y FELIZ NAVIDAD.

    Juan Mendiño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Juan!, que alegría verte por este rinconcito. Muchas gracias por venir y dejar tu comentario tan amable.
      Estoy un poco tediosa para pasarme por el foro, pero creo que lo haré en breve.
      Un abrazo con cariño y feliz Navidad para ti también.

      Eliminar
  6. Tus poemas son como ese remanso de paz que todos buscamos y que, al hallarlo y disfrutar de él, nos sentimos con energías renovadas para continuar el camino. Un paseo muy agradable resulta venir a leerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuanto me agrada eso que me dices, ojala fueran esas sensaciones las que trasmitiera, habría logrado un buen objetivo.
      Muchas gracias Josep por ser mi lector más fiel.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. He aprendido a lo largo de años, que lo mejor es ser como uno mismo, sin desear lo que no se puede ser.

    Muy hermoso poema.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Seguramente solo se deja de ser uno mismo cuando se escriben fantasías, que ya se saben que no se cumplirán nunca, pues como los sueños, sueños son.
    Gracias por tu paso.
    Saludos

    ResponderEliminar