Letras desprendidas de una pluma muy sencilla, donde el amor y el desamor son desgranados por sueños y fantasías hilvanados con alguna realidad. Son las hojas de mi otoño tardío cuando comencé a lagrimear tinta en el silencio de mis horas.

Hacer versos malos, depara más felicidad que leer los versos más bellos... Hermann Hesse

El poeta es un modisto que en sus creaciones, siempre hace tallas grandes de sus pensamientos o sentimientos… Elda

Avísame si dejo de soñar... E
.



30.6.15

Persiguiendo pensamientos


Suspiran los labios por un beso,
allá con el alma quieta 
como caracola abandonada
en la playa de su mar,
que espera y espera vuelva a acariciarla 
con sus alas de sal y blanquecina huella.

Huella del pensamiento que alzas tus alas 
en pos de las aventuras del  viento,
inquietudes que zozobran tu interior
en lo más profundo.
Profundo sentir que al sentir, sientes;
sientes porque la vida sigue,
sigue dando coletazos de bienvenida
que roza tu semblante
cada amanecer de un nuevo día.
¡Día, devuélveme la aurora de sus ojos!,
ojos escondidos en los ríos siderales
perdidos en la luna de sus pesares.
Pesares que no son míos, pero siento
desde el hemisferio norte al sur de mi cuerpo,
cuerpo que quiere pero no puede
resumir en pocas palabras que no sean locas,
el sentir de sus sentimientos
hundidos en la oquedad de los sueños,
comprados antes de dormir.
Callada quietud que incita,
¡ata el murmullo de mis pensamientos!,
que la máquina de las fantasías
pide monedas y no tengo suelto…
solamente para decir:
Suspiran los labios por un beso.


26.6.15

Disfruta la vida

Name:  7.jpg
Views: 152
Size:  71.5 KB

Galopa y galopa sin parar, 
la meta está en el horizonte, 
sí,
pero quizás no llegues jamás.
¿Para que galopar tanto?,
mejor ponte al paso,
paso a pasito, 
oliendo el perfume de las flores,
oteando el azul de tu tejado 
seguramente dorado de amores.
El paisaje del atardecer en el mar o en el campo,
donde la luz ofrece sus encantos.

¿Qué te gusta ese caballo brioso?,
pues sigue con él al trote, que es más despacio.
Apreciarás el vuelo de los pájaros,
los rizos del viento besando tu piel,
Notarás el acercamiento de una nube  
que con sus lágrimas te puede lavar los pies.
Te dará tiempo a contar las amapolas
escondidas en los trigales verdes,
y a pensar lo que llevas en el corazón,
herencia de tu pasado y presente;
y entonces, te pondrás al paso,
porque no te importará ganar en la meta
sino disfrutar lentamente el trazo…
todavía, con alguna historieta,
y sino, haces como yo,
la imaginas, o la inventas;
pero no te distraigas,
la vida pasa sin que te des cuenta…

¡Disfrútala!

14.6.15

Amiga mía, hoy pintas de gris

Amiga mía, 
¿donde has dejado la alegría?.
Miras al frente como si vieras algo,
algo que te llama la atención
olvidando lo que tienes alrededor.
Se lo que piensas,
no tienes perspectiva, 
tu corazón no termina de encontrarla
y te sientes triste y agobiada
como nube que espera ser diluida.
No disfrutas el presente
por ese futuro,
pero ese futuro es incierto
como es el tiempo de primavera,
unas veces hace sol y otras truena.
Sabes de sobra que nunca será,
nunca será mejor que hoy;
el mañana no existe
y si existe, siempre será más anciano, 
hasta que forme parte de la nebulosa
pasando la transición 
de los cristales rotos que cortan
hasta el último hálito del corazón.
No mires más allá de la sombra de tu falda
cuando el sol te calienta los talones,
y disfruta ese espacio
hasta que la tarde duerma en las sombras,
y vuelva a despertar en un alba,
en un alba gris o colorida,
según tu la pintes.

7.6.15

Pensamientos

Vicente Romero

De oro viejo es el amor 
que en los poemas se traslucen,
de plata fina la tinta, 
que se desliza por el papel que la pluma luce.
De encaje de muselina, 
los pensamientos de las mentes soñadoras,
y de seda salvaje,
los lienzos donde el corazón guarda su paisaje.

De oro viejo es el amor que por ti siento,
de plata fina el que sale de mi sentimiento,
de encaje el lazo con que quiero enredarte,
y el velo de mi corazón de seda salvaje.

Cuando llegues a mi lado en silencio
coge mi mano, y mírame en la profundidad,
allí estará anclado el tiempo
en la serenidad de un prado grandioso,
donde harán eco las campanas 
y verás temblar el vidrio de mis ojos.