Letras desprendidas de una pluma muy sencilla donde el amor y desamor son desgranados por sueños y fantasías hilvanados con alguna realidad. Son las hojas de mi otoño tardío cuando comencé a lagrimear tinta sobre pensamientos huérfanos, en el silencio de mis horas.
*La sonrisa es una linea curva que lo endereza todo* Phyllis Diller
*Avísame si dejo de soñar* Elda

*Hacer versos malos, depara más felicidad que leer los versos más bellos... Hermann Hesse

LO QUE SE ESCRIBE AQUÍ NO TIENE PORQUE SER BIOGRÁFICO,
LOS PENSAMIENTOS Y LA IMAGINACIÓN SON LIBRES COMO EL VIENTO...


12.5.19

Sin abrir los labios

Quiero hablarle al viento,
porque él escucha
sin juzgar ni dar consejos,
con su gran oído
donde caben todas las incoherencias
silenciadas por su sonido,
con la certeza que allí quedarán
disueltas en el aire
como nubes que se desvanecen
en la claridad de un encuentro.
Quiero hablarle al viento
y decirle que soy la amiga del silencio
gritando en la soledad
de un mar complejo.
Colores diversos,
emociones múltiples,
sentimientos agrupados y revueltos,
serenidad extrema,
y una calma de brisa fresca
como el mar cuando besa la playa
en un ocaso estival.

Y todo ello, sin abrir los labios,
y en el fluir de unas horas sin reloj
donde el minutero se duerme
en el vaivén de un sí, no, o quizás.

Me quedo atenta a las percepciones
en el punto y aparte,
y percibo una sensación,
creo que estás intentando
irrumpir entre mis renglones
para robar mi quinto pensamiento,
pero, hoy no será
porque lo siguiente ya es,
el punto y final.

20 comentarios:

  1. En ese buen monologo, donde el interlocutor no marca pautas, ni pone excusas, como bien dices ELDA, cabe todo y todo es asumido tal cual…y en ese macro oído los sonidos recogidos de cualquier timbre o melodía tienen cabida y son bien acogidos…para que no pese su carga informal o desdibujada o perlada de minúsculos tentáculos que nada sujetan ni nada desperdician…aplaudo la formula…Feliz domingo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Pues no, no tenía intención de robarte nada hoy... Ni el quinto ni el punto y final. Pues de caminar, todavía queda un largo trecho.

    Abrazos Elda.

    PD: Muy original, fresco y suelto!

    ResponderEliminar
  3. Cuando intentas gritar en silencio o al viento...es por mucha rabia o tensión acumulada...una forma de desahogo que al menos nos permitimos tener.


    Eres muy buena escribiendo y ese punto y final aún queda mucho tiempo por ponerlo.


    Un besote preciosa.

    ResponderEliminar
  4. Yo, yo me quito el sombrero porque sería imposible agregar o comentar lo que tan maravillosamente plasmas. Elda querida, me has puesto la piel de gallina!!

    Un abrazo grande y feliz semana,

    ResponderEliminar
  5. Demasiado profundo para un marciano :-). Es broma. Hola Elda, la verdad es que es admirable como juegas con las palabras y consigues emocionar a través de ellas. Ese quiero hablarle al viento tan bonito podría haber comenzado cada estrofa y nunca hubiera cansado. Preciosa también la imagen de portada.
    Un gran abrazo artista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin abrir los labios, has dicho mucho y hasta me parece que tienen destino tus palabras, y que el viento las escuche y no responda es normal, pero puede haber quien te quiera responder...
      Algún caballero puede estar golpeando a tu puerta.

      mariarosa

      Eliminar
  6. Muy bonita tu forma de expresarte.
    Un placer leer tus poemas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Hola Elda, Precioso poema, el viento siempre inspiardor de sentimientos, dejemos hablar al viento, desde mi soledad, que comparte conmigo esta soledad, que no se aleja y siente la melancolía en cada trozo de aire del recuerdo que no vuelve.
    Un abrazo...

    ResponderEliminar
  8. Al viento se le puede hablar de muchas formas pero pocas como lo haces tú en este bello poema. Siempre es un placer leer tus versos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. ¡Cuántas veces le hablamos al viento sin respuesta por su parte!
    Te felicito y te admiro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Hola, Elda.
    Bellos versos que sin abrir los labios brotan de tus pensamientos.
    Es un placer leerte. Me encanta.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola Elda!

    Hoy nos dejas un precioso poema y profundo a la vez, le hablas al viento y gritas a la soledad… Sabes, me parece un mosaico de bellas metáforas de variados sentimientos que el alma expresa a través de tu linda pluma; me quedo con esta estrofa que me parece dice mucho con pocas letras.

    Y todo ello, sin abrir los labios,
    y en el fluir de unas horas sin reloj
    donde el minutero se duerme
    en el vaivén de un sí, no, o quizás.

    En ella se percibe un cierto vaivén de inestabilidad que perturba el sosiego en el alma. ¡Igual me equivoco! Si es lo que yo intuyo, adelante siempre, que la vida son dos días, tenemos una sola y nadie nos regala otra, por lo tanto, a vivir cada momento como si fuera el ultimo.

    Ha sido un placer leerte, gracias por compartir tu sentir.
    Un brazo grande y mi inmensa gratitud.
    Se muy, muy feliz.

    ResponderEliminar
  12. Hola he pasado a saludarte ya que a los dos nos gusta la poesia te paso mi blog por siquieres criticar.
    http://anna-historias.blogspot.com/2019/05/me-lo-dijiste-pero-no-te-escuche.html?m=1.
    Gracias.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Muy contundente, enhorabuena.

    Besos.
    Feliz semana y finde.

    ResponderEliminar
  14. Olá, Elda!
    A minha amiga poetisa edita mais um belo poema, "Sin abrir los labios", iniciando o seu canto com a manifestação do desejo de falar com ovento, que a escutará e dará seus conselhos, como segue:

    "Quiero hablarle al viento,
    porque él escucha
    sin juzgar ni dar consejos,
    con su gran oído
    donde caben todas las incoherencias"


    Parabéns pelo inspirado poema!
    Um ótimo final de semana, Elda.
    Beijo.
    Pedro

    ResponderEliminar
  15. Dejar fluir la palabra que nos dicta el pensamiento para que la lleve el viento. Si mover los labios, en silencio. Recónditos pensamientos que alivian el alma, tristes, gozosos, añorados todos. Momentos místicos para las confesiones que solos nos hacemos... y que se ha de llevar el viento.
    Perdona Elda, pero tus hermosos poemas siempre me dan mucho que pensar.
    Un abrazo y buen finde.

    ResponderEliminar
  16. Como te comprendo amiga Elda, yo tengo esa costumbre de hablar al viento, y a veces hasta gritar pero más cuando camino cerca del mar, allí mi soledad es elegida, y me encanta que nada me perturbe. Como me ha gustado leerte. Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Infinitas gracias a todos por tener la amabilidad de leerme y comentar.
    Cálidos abrazos.

    ResponderEliminar
  18. Nada se deja al azar y menos el pensamiento que fluye en los pliegues del silencio
    que lo recoge el viento y siguen vivas esas voces que hacen al que escribe libre de ataduras
    y de saber en qué momentos reencontrar el hilo de su voz---

    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Recordé algo que leí por ahí: " Él le colocó puntos suspensivos a la historia ... y ella borró dos."
    Los pensamientos son como el viento, dispersos.
    Abrazos.

    ResponderEliminar