Letras desprendidas de una pluma muy sencilla, donde el amor y el desamor son desgranados por sueños y fantasías hilvanados con alguna realidad. Son las hojas de mi otoño tardío cuando comencé a lagrimear tinta en el silencio de mis horas.

Hacer versos malos, depara más felicidad que leer los versos más bellos... Hermann Hesse

El poeta es un modisto que en sus creaciones, siempre hace tallas grandes de sus pensamientos o sentimientos… Elda

Avísame si dejo de soñar... E
.



26.3.17

A mi "muso" inspirador

Tengo un pesar que me ronda,
y noto una desilusión en el corazón. 
El hombre que me servía de musa se ha ido,
no de este mundo, ¡no!
solamente en mi mente
a cogido otra dirección.
Supe de su amor por otra,
y ya no me sirve de inspiración.
No me induce, no me provoca,
ya no es volcán encendido 
ni río revuelto, ni mar bravío,
ni el que me lleva a los desamores,
ni a esos juegos de melancolía
soñando amores.

Estoy triste, porque de tanto cantarle,
le quería, como se quiere al amor
como se quiere a la vida…
y le extraño, ¡le extraño tanto!,
que no sé si podré escribir sin él.
Se ha llevado mis alas, mis nubes
y el viento para poder volar 
por sus aristas de miel.

Ah! ¡cómo te echo de menos!
“mi muso inspirador”

Y aquí estoy, recostada,
pensando si algún día volverás 
para introducirte donde yo quiero:
entre mis renglones.

Resultado de imagen de pintura de mujer pensando

19.3.17

A ti, que arribas en mi puerto

Imagen relacionada
Se me van los silencios
entre los renglones del pensamiento.
Atorados salen sin control,
no hallan palabras precisas
para hilar un sentimiento profundo
donde todo tenga un son,
y pueda dar un mínimo concierto
que encandile tu corazón.
Pero mi verbo es pobre,
trillado está mi lenguaje,
mi voz poco florida no tiene perfume;
sin embargo los colores de mis intenciones
son suaves y silentes
como el rumor de la mar serena,
para que no perturbe tu sensibilidad.

Quisiera ser cazadora de tus ojos,
ladrona de tus atenciones,
navegar por tus sentires,
entonar amores marineros 
y anclar en tus pupilas sensibles, 
mientras posas tu mirada
de dulce jacinto azul, 
y rosa arrebolada,
en mis humildes letras.

A ti, 
que todo lo llenas 
cuando arribas en mi puerto,
preciado lector.

📖

13.3.17

Estoy fría, muy fría

Resultado de imagen de mujer con mucho frio
Buena parte de mis pensamientos
están ocupados por ti,
¿y de qué me sirve
si es oscuridad lo que hay
entre tú y yo?.
Solo silencio escucho
haciendo ruido en mi corazón.

Sigues siendo mi talón de Aquiles,
si algo te sucede, muero por dentro,
como mueren los sueños 
en el despertar de las realidades.

Levanto la mirada al cielo,
y está atormentado
desde que no te veo,
y me siento fría,muy fría,
hasta el aliento de mis suspiros
se vuelven hielo,
se cristalizan en el viento
formando espejos que me devuelve
tu imagen con la que sueño.
Y sigo fría ¡tan fría! 
¿habré muerto, o solamente
estaré soñando
que nieva en mi tejado de cinc dorado,
mientras la oscuridad acecha
para llevarse tu recuerdo?.
¡Ah, que frío! 
mis dientes suenan como cascabeles
en un despertar solitario.

¿O será que el edredón que me cubría
está en el suelo tirado...?
¡¡Sonríe!!

"La sonrisa es una línea curva que lo endereza todo"..... Anónimo

7.3.17

Respuestas a: Estás tan callada...

Imagen relacionada
Pintura de J. Royo
Respuesta, a un poema prestado de un querido amigo, como si el contenido fuera para mi.
Me gustó mucho y se lo pedí.

Trovador
¡Estás tan distante, tan callada
tan sin lucir tus alas, mariposa!
Que siento que nada siento.
¡Estás tan ausente, tan arisca
a mi verbo, que la mudez me puede
y muerdo el miedo de la incógnita,
mastico el insípido tormento de mis deseos
pruebo de la muerte en vida!
¡Estás tan apagada ¡OH! estrella mía!
Que viste de luto el cielo de mis noches, 
de gris el universo de mi cama
y de nieve el lugar de tu almohada.

Elda
Estoy tan callada, tan ausente,
tan apagada,
porque mi vida sin ti no es nada.
Me falta tu cariñoso aliento,
las horas pasan sin tu voz,
mis renglones suspiran de sentimiento,
y es mi almohada  la que espera 
el decir de tu maravilloso verbo,
mientras mis sueños solitarios 
caen en una noche azul, 
para soñar que son míos todos tus versos.

Pero vendrá la mañana vestida de realidades
a decirme con su voz grotesca,
que no soy la mariposa, ni la estrella
a la que versas tus ansiedades,
Y entonces volveré a estar:
tan callada, tan ausente y tan apagada
como la línea del horizonte,
en una negra noche.