...

...

3.7.16

Un bello momento

Silencio en las pupilas, 
tocan las campanas melodía de maitines.
Las avecillas madrugan con el alba
y se posan a picotear en la verde alfombra.
Mariposas invisibles revolotean
a la luz de la mañana
indiferentes a las bellas armonias.
Solamente unos ojos disfrutan la visión y,
el suspiro se eleva silente
recorriendo su figura blanca 
inclinada levemente a cientos de miradas,
luciendo su bello estilo románico.
Es la hermosa dama de la Toscana
con su vestido perlado de Carrara.
Una ensoñación en la realidad visual
y un suspiro en el alma.

Volver a verte quisiera...
disfrutarte con más "calma",
aunque se me antoja un milagro 
como la plaza donde estás enclavada.

¡Ah, que bello momento mientras te miraba!
blanca, esbelta, y esa inclinación afamada.





30 comentarios:

  1. OI ELDA!
    REALMENTE UM BELO MOMENTO, DESCRITO NUM TEXTO PRECIOSO.
    ABRÇS
    http://zilanicelia.blogspot.com.br/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Zilani, un placer tu comentario.
      Muchas gracias por venir a leerme.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. genial!
    que bien lo has hilvanado
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que así te haya parecido Omar.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Un bello recuerdo de una estancia en un lugar especial.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bellos recuerdos visuales los que me han quedado de este rodar por las preciosas ciudades de la Toscana.
      Muchas gracias por tu lectura Alfred.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Bela dona num belo momento, parabéns pelo escrito, voltarei...

    http://sensibilidadeanavegarcompoesias.blogspot.com.br/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer tu visita Anjo, y muchas gracias por comentario.
      Visitaré tu lugar...
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  6. Un poema precioso Elda, en honor a esos momentos inolvidables atrapados en nuestro corazón.
    Me gusta la forma que le das a tus poemas. Querida Elda, que esos momentos nos den la fuerza para seguir en la brecha.
    Que tengas un feliz domingo.
    Besos dese Murcia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen, un placer volver a encontrarte después de esta pequeña ausencia.
      Muchas gracias por tu lectura siempre tan agradable.
      Murcia ¡qué calor!, pero que bien se está en el Mar Menor, jajaja.
      Besos.

      Eliminar
  7. Bello momento es el que regala tu guitarra en esta tarde de Julio a la orilla del río, aquel... Aquel que detenía, en parte, su fluir para no entorpecer aquello que, en su umbría, gemía al son de las cigarras en las tórridas tardes del verano, aquel... En que le conociste, a él...

    Un abrazo, Elda.

    PD: Hay que ver de lo que es capaz el son de una guitarra...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, hay que ver lo que puede hacer el escuchar el son de una guitarra, que has dejado un comentario muy poético, jajaja, aunque nada que ver conmigo, pues yo ahí no le conocí, jajaja.
      Muchas gracias Ernesto, ha sido muy placentero leer tus palabras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Pisa y la dama de la Toscana, no las conozco, pero por tu poesía la imagino tan bella como el poema que la nombra.Gracias por deleitarnos con tus versos.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué ganas tenía yo de conocer toda esa parte de Italia! y si me descuido un poco, tengo que ir con garrota, jajaja.
      Muchas gracias por venir a leerme María Rosa. A ver si me pongo al día.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Hola Elda.. Como describes momentos sencillos, momentos que se convierten en únicos, momentos que elevan el sentir y el espíritu.. que bonito imaginar la preciosa dama de la Toscana con su vestido blanco inmaculado de carrara..
    Ya veo que has estado por Italia, la vieja y monumental historia te ha impregnado, seguro que ha sido maravilloso..
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Tenía muchas ganas de ir pues solo conocía Roma, y no había forma de conseguirlo ya que todas mis amistades ya habían hecho ese viaje, menos mal que un matrimonio muy amigos, lo quisieron repetir...
      De cualquier forma ya sabes mi opinión, menos y mejor.
      Muchas gracias por tu comentario Llorenç.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Hay imágenes que nunca se olvidan, especialmente de aquello que nos conmueve o simplemente nos llama la atención. En este caso, una perfección arquitectónica, majestuosa y a la vez con una "minusvalía" que la hace todavía más valiosa.
    Y cuando uno rememora una de esas imágenes y escribe sobre ellas, surgen poemas tan bellos como este.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que me impresionó su blancura, aunque es una imagen muy conocida por fotos, pero para disfrutar de paisaje visual y digamos único, Venecia.
      Muchas gracias Josep por tu lectura.
      Siempre un placer, un abrazo.

      Eliminar
  11. Olá, Elda
    Que bem descreves a bela dama da Toscana, em lindos e harmoniosos versos!
    Estive lá, em Pisa, no mesmo ano em que estive em Florença, e para mim foi um passeio inolvidável, até porque fui acompanhada do meu falecido e nunca esquecido marido, o que nunca mais poderei voltar a fazer... :((((
    A Itália é um País deveras encantador, que vale a pena visitar. Eu adorei!

    Obrigada pelas tuas palavras de carinho na minha "CASA".

    Votos de uma semana muito feliz.
    Beijinhos
    MARIAZITA / A CASA DA MARIQUINHAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también estuve en esta ocasión en Florencia, bella ciudad, pero no tuve la suerte de que me acompañara mi marido por la misma circunstancia.
      Bella Italia, pero si no conoces España, te diré que es una maravilla por cualquier lado que la mires, también.
      Muchas gracias por tu comentario que he leído con mucho agrado.
      Besos y feliz semana para ti también.

      Eliminar
  12. Todo en vos es bello
    jamás te ofendes o enojas con tus letras
    me maravillas poeta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Linda descripción nos dejas Elda, de ese monumento de la Toscana (Torre de Pisa), en un reverencial campanil inclinado…, al que tantos visitantes en romántico virtuosismo, están intentando sujetar (enderezar) con su mano mientras la cámara dispara para inmortalizar tal singular hazaña…
      Un abrazo

      Eliminar
    2. Así es Dionisio, yo también intente que me hicieran la famosa foto, pero no supieron conseguirlo, con lo cual quedé empujando el aire, jajaja.
      Muchas gracias por tu visita y lectura.
      Un abrazo.

      Intento e intento entrar en tu blog y no puedo, seguiré...

      Eliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  14. Como esa torre a la que cantas
    todos somos milagros...

    Luz y Vida

    Isaac

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buen pensamiento que comparto.
      Muchas gracias por tu lectura.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Muchas gracias RECOMENZAR por tus amables palabras.
    No he podido responderte donde correspondía y no sé por qué.
    Un abrazo bella dama.

    ResponderEliminar
  16. La torre de Pisa se inclina para saludar a los visitantes haciendo una reverencia. Bellos recuerdods nos traes de Italia.

    Feliz verano,

    Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antonio, muchas gracias por pasar a leer estas letrillas al campanile más singular.
      Un abrazote.

      Eliminar