Letras desprendidas de una pluma muy sencilla, donde el amor y el desamor son desgranados por sueños y fantasías hilvanados con alguna realidad. Son las hojas de mi otoño tardío cuando comencé a lagrimear tinta en el silencio de mis horas.

Hacer versos malos, depara más felicidad que leer los versos más bellos... Hermann Hesse

El poeta es un modisto que en sus creaciones, siempre hace tallas grandes de sus pensamientos o sentimientos… Elda

Avísame si dejo de soñar... E
.



23.11.15

Quimeras en el filo de mi pluma

Fue una tarde vestida de nubes color nívea
cuando mi corazón, 
palpitó en el atardecer de unos ojos
y nació la flor de mis sueños
al soñar el aliento de tu verbo hermoso.

¡Ah! espuma de viento,
ventana abierta en un amanecer dorado 
que me aparta de los brazos de Morfeo.

Me desperezo bajo el puente de los suspiros
bogando en los sueños,
que poco a poco se desvanecen
al comprobar que solamente estás dibujado,
sobre los renglones que escribo en mi cuaderno.

Triste enamoramiento 
que se despierta entre pluma y papel 
como cuento enlazado
a orillas de un trasnochado pensamiento,
y duerme en el olvido de una
cuartilla plegada sin que sepa,
que por él muero y muero.

Esperaré un rayo de luna 
para despertar de esta visión, 
quimeras de algunos momentos 
en los que me dejo llevar por la pluma.


16.11.15

No me mires tristeza

Resultado de imagen de una mirada
No me mires tristeza,
no vas a encontrar mi corazón
ni tampoco mis ojos,
ellos miran la belleza de estas tardes cálidas
paseando por las callejas.
No me mires tristeza,
hoy no vas a seducirme con tu languidez,
ni la apatía solapada
tras la sonrisa de una pereza.
Los amaneceres son dorados y azules,
las nubes no se atreven a salir
porque el sol es el rey del tejado de mi cabeza.
Los jardines están poblados de gorriones
que cantan picoteando en la hierba.
En un rincón un banco me llama disimulado
para que le cuente mis pensamientos,
pero mi atención no se presta.
Hoy quiero mezclarme con la gente,
perderme en su compañía ficticia,
sus risas, sus habladurías sin prisas;
oír el murmullo de la ciudad que despierta
olvidando la apatía de los días grises…
que nos trae la naturaleza.
No me mires tristeza,
porque hoy me calzo las sandalias
para caminar por los ríos de asfalto,
donde siempre hay vida… humana.

No, no me mires tristeza,
hoy visto de colores
aunque la puntilla de mi falda sea negra.

15.11.15

París, lloramos contigo



Se me han acabado las palabras para escribir en papeles de seda con tinta azul brillante y hablar de fantasías, de recuerdos, del mosto y del vinagre del camino, de la felicidad y nostalgias, y de todos los sentimientos propios o inventados pero casi siempre buenos porque así lo he querido y quiero.
Hoy solo me quedan palabras para maldecir... para maldecir a todos los terroristas del mundo, a los que han provocado la masacre en nuestra ciudad vecina. Europa está de luto porque todos somos París.
Estos dementes yihadistas, cucarachas repartidas por gran parte del mundo, con su mano asesina mata indiscriminadamente.
Estos días solo me quedan palabras para desearles lo peor, y ojala explotaran todos con su propio cuerpo el que usan como arma letal, en cualquier lugar desierto donde su sangre no salpique a ningún inocente.
París, lloramos contigo.



7.11.15

Me fascinan las nubes

Mirando siempre a las nubes,
me fundo en ellas,
en su color blanco de buen verano
y en los grises de sus tormentas.
En el rosa de atardeceres rojos,
y en los dorados del alba que ven mis ojos.

No, no estoy en las nubes
aunque a veces percato un aturdimiento,
pero solamente me ocurre,
cuando en ti mi amor, pienso.

Me fascinan las nubes
con sus formas de algodones comprimidos,
cuando se alargan formando plumas,
o parecen un manto enrojecido.
Las que sirven de sombrero al monte,
las que se miran en el río
y las que rozan la tierra en el horizonte.

Se viste el cielo de tal manera 
con los colores tan sugestivos, 
que me dañan los ojos por su belleza
cuando me recreo con su atractivo.

¡Ay que hermosura de paisajes!
lo mismo en el cielo que en la tierra,
cuando se iluminan los colores
por la más grande de sus estrellas.