Letras desprendidas de una pluma muy sencilla, donde el amor y el desamor son desgranados por sueños y fantasías hilvanados con alguna realidad. Son las hojas de mi otoño tardío cuando comencé a lagrimear tinta en el silencio de mis horas.

Hacer versos malos, depara más felicidad que leer los versos más bellos... Hermann Hesse

El poeta es un modisto que en sus creaciones, siempre hace tallas grandes de sus pensamientos o sentimientos… Elda

Avísame si dejo de soñar... E
.



28.5.15

¡Ay ay ay!


Como la mar serena trascurre mi vida,
no hay olas que choquen contra las rocas,
las aguas están calmas
como trigales sin viento, 
lo noto en mi alma.
El sol entre nubes es trasparente,
y calienta mi cintura suavemente.

¡Ay ay ay! techo de mis antojos,
detrás de ti cuando está claro, se van mis ojos,
recordando tus manos entre las mías
paseando las primaveras de aquellos días.
Hoy es casi invierno aquí en mis aristas
pero la vida trascurre serena, todo está en calma,
desde hace algún tiempo
lo noto en mi alma.

¡Ay ay ay! como se los lleva el viento,
los años, los días, las hora en un momento.
Quiero parar el reloj antes del horizonte
y perderme en el arco iris entre los montes,
hacerle compañía al aire trémulo y vago
acariciando las flores de los sembrados.

¡Ay ay ay! como se los lleva el río,
el agua, el amor y los suspiros.
Llegará al mar mi marea blanca,
tenue, silenciosamente, sin ganas
y una gran ola de azules reflejos,
se volverá cada vez más cercana…



17.5.15

Si te empeñas, gana la razón

Yo, no soy poeta, ni quiero que me lo llamen,
solamente soy, escribidora de letras.
Me gusta ese nombre: "escribidora"... es más real.



Leo tu verbo divino,
y me pongo triste como una noche sin luna.
No entiendo, ni se la razón.
Me seducen tanto tus palabras escritas,
que quisiera escucharlas de tu voz,
susurradas de tu corazón al mío
que vacío está de amor.
Le oigo en silencio,
y me habla tocando en la puerta de la razón.
La razón acude rápido con su sonrisa seductora
reclamando mi atención.

-¿Has mirado a través de la ventana?,
no es noche sin luna,
ya ha salido bailando el sol,
¡ anda, acompáñale!-.
Y resulta, que le hago caso
desoyendo al corazón,
porque ni tú vas a venir,
ni yo te iré a buscar.
Esta vez la razón… tiene razón

9.5.15

Su corazón late y late

Cuerpo cansado,
ojeras de la noche en el día 
visten sus ojos de luz oscura;
los dedos trufados de caricias
y la piel sensible de soledades,
pero tiene el corazón entero
que late y late.
Metida en sus zapatos,
arrastrando los pies por los campos olvidados,
va buscando su memoria, aquella de antaño.

Vuelan mariposas en el azul de su cielo
sembrando de colores los páramos de su nombre.
Peces matizados se mueven en sus ojos,
mientras navega aquel amor 
en el iris rosado de primaveras,
que como tren veloz han pasado.

Se despierta en sabanas de seda,
envuelta como caramelo chupado.
Los años han ajado el color de sus labios
y su cuerpo luce el tatuaje de los años,
pero sonríe, y sonríe mientras se despereza,
porque su corazón late y late al son de un nuevo día,
soleado o nublado,
caliente o helado,
y piensa: 
¡que más da como amanezca,
mientras mis ojos no estén cerrados!… 


5.5.15

Me gustaría tanto besarte


Me gustaría tanto besarte,
y notar el calor de tus labios
esa sensación cálida y suave
como una brisa de verano,
o sencillamente:
en la comisura de tu boca
donde empieza la línea que dibuja
la sonrisa que me provoca.

Me gustaría tanto besarte
aunque solo fuera en sueños,
pero cuando te estoy soñando
te esfumas entre tupido velo.

Tu estás pero no te veo
entre los rizos del viento
tu me rozas yo te siento
entre tu verbo y mi verbo.
¡Me gustaría tanto besarte!
que voy a ir a tu encuentro.

Pero se va perdiendo el amor
no hallo ni suelo ni huella
solo zapatos de lejos
que siguen su propia estrella.

De seguir y seguir tus pasos
los pies tengo muy dañados
me han salido juanetes
y mis dedos se han curvado.
               
Son como las garras curvas
que tengo en el corazón
el que ha querido atraparte
sin conseguir su intención.

Y aquí se acaba la historia
que mis fantasías reparten
las que disfruto escribiendo
pero…
¡Me gustaría tanto besarte!