...

...

27.9.14

Pensamientos, que no flores



Me trago mis pensamientos
y se enredan en mi corazón
donde trepan por las paredes en blanco.
No hay color,
el espejo se ha descolgado,
ha desaparecido,
el que me devolvía tu imagen
con la que soñaba y fantaseaba,
esa que mantenía mi esperanza
para andar el corto camino
antes de llegar a la puerta negra
que no quiero atravesar,
ni quiero ver abierta.
Me envuelve la pena
del paso del tiempo,
no me gusta lo que veo
cuando me reflejo.
Soy el arrebujo de un ciclo pasado
que se encogió cuando
desapareciste de mi lado.
Miro al frente y veo una vereda corta
llena de banalidades
donde las emociones faltan.

Son los crueles años de la decadencia
sin una mano donde apoyarse
cuando flaqueen las fuerzas.

6 comentarios:

  1. ¡Qué pesimismo en tu poema, Elda! Cada etapa de la vida tiene su rinconcito de jardín y hay que cultivarlo. No sé por qué se nos cuela la melancolía al escribir poesía. Y es verdad que son poemas que conmueven más a los lectores.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que no es para tanto, pero me pongo a escribir sin saber el qué, y lo que me salga, salga.
      Solo son letras, la mayoría de las veces imaginarias.
      Muchas gracias y un abrazo.

      Eliminar
  2. El tiempo es un tirano Elda, ya lo sabemos.Y a los tiranos lo que más les molesta es que los ignoremos,que no les hagamos caso.Así que ya sabes,olvídate del tiempo, de los años y vive la vida con más corazón y menos cabeza,que la cabeza ya la hemos utilizado demasiado en todos estos años.Cambia la palabra decadencia por la palabra alegría y verás que algo cambia.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso te digo yo a ti, pues aunque con muchísima diferencia en letras, tu no eres la alegría de la huerta, jajajaja.
      Muchas gracias Jero, siempre un placer tus visitas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Elda... Los pensamientos y las melancolías, siempre nos vencen, y se meten en nuestro estomago, haciéndonos ese nudo que describes, pero hay que respirar fondo y dejar las melancolías atrás...
    Un abrazo...

    ResponderEliminar
  4. Hola Llorenç, no te creas que yo tengo muchas melancolías, solamente cuando comienzo a escribir algo.
    Para mi la poesía es la exageración de los sentimientos sean cual sean, no es posible que los que son poetas, sean tan desgraciados, jajaja.
    Fue un placer tu comentario.
    Abrazos.

    ResponderEliminar