...

...

18.6.14

Indolencia

De tanto pensar y no actuar,
ya no es ella.
Se ha quedado en un letargo
infinito del que no puede salir,
vegetando, con buenas intenciones
que no lleva a cabo. 
Le cuesta salir del bucle indómito 
en el que se encuentra.
Sus pasos no la siguen;
las horas y los días pasan y pasan
cumpliendo años que le pesan,
y el reloj con su tic tac 
martillea en su cabeza.
Dos veredas inciertas tiene enfrente,
una a la izquierda otra a la derecha,
y no sabe cual escoger por su indolencia…
Mira desde la puerta, 
vuelve… y cierra.

Quizás mañana, piensa.

17 comentarios:

  1. Si quieres un consejo, coge primero la de la izquierda que verás que no te lleva a ningún lugar raro.Y luego vuelve y coge la de la derecha, así puedes comparar.Todo menos quedarse en casa,en las sombras...para eso siempre nos sobrará tiempo.
    Un poema sobre la indolencia pero nada indolente.

    Abrazos Elda.

    ResponderEliminar
  2. puede pasar a veces que de tanto andar nos olvidemos de vivir.. QUE NO TE PASE, que puedas vivir, sonreir y ser feliz. Linda musica la que acompaña tu blog
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  3. Cuesta tanto salir de esa indolencia que nos paraliza el alma... Entiendo bien esa tesitura y creo que este poema es precioso en todo lo que en él se atesora de deseo, esperanza y ganas de intentarlo, aunque sea, tal vez, mañana.

    Un abrazo fuerte, poeta.

    ResponderEliminar
  4. Poema interessante que fala da pessoa sem vontade de viver paralizada na letargia da rotina.
    Você conseguiu colocar esse drama em uma linda forma poetica.
    Beijinhos,
    Léah

    ResponderEliminar
  5. Poema interessante que fala da pessoa sem vontade de viver paralizada na letargia da rotina.
    Você conseguiu colocar esse drama em uma linda forma poetica.
    Beijinhos,
    Léah

    ResponderEliminar
  6. Aun pecando se prosaico diré que no hay que dejar para mañana lo que se pueda hacer hoy. La indolencia solo lleva a quedarse inmóvil y anclado en el pasado. Pero el mal del alma es muy traicionero y no nos deja avanzar hacia delante en busca de la felicidad. Como siempre, me ha encantado leer tus versos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola Elda... Siempre hay tiempo y es posible salir del letargo infinito, si hay dos caminos hay que decidirse por uno aunque haya el riesgo de equivocarse, sino no se equivocara pero no acertara... Muy bonito tu poema...
    Saludos.....

    ResponderEliminar
  8. Quizás para salir de la indolencia, sería bueno tomar impulso y decisión y, tirar por el camino de en medio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. No sé si hay estadísticas sobre el asunto, pero sin duda muchos se decidirán por la derecha -hay más diestros que zurdos- pero sea cual sea el camino, en esta vida hay que tomar decisiones; quedarse parado solamente sirve para escuchar el ruido de las puertas al cerrarse.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  10. solo cuando uno ama, es permitida y aceptable la duda
    porque el amor tiene eso, es tímido, frágil, femenino
    entre otras cosas
    ¿y qué?
    si la felicidad no es reírse toda la vida, también lo es pensar, soñar, llorar
    .
    saludos desde Uruguay

    ResponderEliminar
  11. Hola, muchas gracias por tu visita.
    Te mando un saludo desde Coslada, Madrid

    ResponderEliminar
  12. Solo quien pueda haber estado preso de sus pensamientos!
    puede saber a ciencia cierta, lo que es la indolencia so pena
    de càusas divergentes: tristeza, medicamentos somniferos entre
    otras que llevan a un persona a estar en ese estado de letargo.
    Has abordado y expresado el tema muy bonito, aunque sea triste en
    el fondo, y dentro de el que tantas personas adolecen en
    un mundo deshumanizado.
    Podemos ayudan solo poniendo nuestro granito de arena, Amor, comprensiòn,
    ànimo para encontrarles el click!! y despierten de su estado.

    Tu precioso poema es una alarma de una realidad manifiesta!
    Abrazos Elda
    con todo cariño!

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias a todos, ha sido un verdadero placer ser leída por vosotros y disfrutar de vuestros comentarios.
    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  14. A veces es mejor parar y pensar... Aunque soy de los que piensa poco cuando a veces es necesario... Un saludo desde Murcia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto suele producir la apatía y cuando ya todo te da lo mismo, menos mal que solo son momentos.
      Muchas gracias por venir y comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Un poema bello y reflexivo.
    El tiempo pasa y nuestra mente pide tregua.
    Me encantó un fuerte abrazo querida Elda.

    ResponderEliminar
  16. Muchas gracias Adriana, ha sido muy placentera tu visita y comentario.
    Un beso.

    ResponderEliminar