Letras desprendidas de una pluma muy sencilla donde el amor y desamor son desgranados por sueños y fantasías, hilvanados con alguna realidad.
Son las hojas de mi otoño tardío cuando comencé a lagrimear tinta, en el silencio de mis horas.
*
*
El poeta es un modisto que en sus creaciones,
hace tallas grande de sus pensamientos y,
emociones……….. Elda
*
*Hacer versos malos, depara más felicidad que leer los versos mas bellos* Hermann Hesse




30.5.14

Quiero poca cosa

QUIERO POCA COSA
Fotografía

Quiero tus manos,
solamente,
quiero tocarlas con dulzura,
suavemente,
quiero hacer con ellas un broche de pieles,
lentamente,
hasta llegar a tu mirada en el atardecer y
besar tus labios hasta el alba:
Solamente, suavemente y lentamente
para que arda tu piel,
mientras sutiles gotas resbalan
por la ventana de mi mente…

Quiero ver tu rostro,
apasionado,
con la mirada encendida,
ilusionado,
acariciando mi corazón silente,
enamorado,
hasta que apasionado, ilusionado
y enamorado,
susurres en el perfil de mis labios
un bouquet de palabras perfumadas
que aromen mis noches.


TROPIEZO EN LOS SUEÑOS

Primer tiro de ancianos cogidos de la mano expresar el amor y el apoyo

Errante por tu piel voy mendigando,
un trocito de corazón donde alojar 
este amor que me está matando.

Vestida de harapos me presento ante tus ojos,
estrellas rutilantes de mis antojos,
donde quiero quedarme desnuda de amores
para rozar los poros de tu piel morena
y decirte susurrando suavemente:
te quiero, antes de que te conociera.

Caminando distraída voy por la calle,
soñando que me coges de la mano
y por el talle;
pero tropiezo...
se rompen todos mis sueños,
y desaparecen en el viento
como briznas de polvo
que velan mis ensoñaciones.




23.5.14

¿Dónde estabas?... poesía recitada



¿Dónde estabas mientras crecía,
cuando comencé a florecer, y a enamorarme de la vida?.
¿Dónde te escondiste que nunca te encontré
pisando mis avenidas?.
Yo me enamoré del sol que deslumbró
mi mirada,
y tú de una luna bella y clara,
pero algo quedó en mi corazón
que te buscaba.
Y ahora cuando te encuentro…
ya la tarde cae con su lamento
buscando la noche estrellada
para soñar sueños.
Ya es tarde,
ya no hay tiempo para abrazar nuestros cuerpos,
se terminó el camino de nuestro encuentro.
Se han marchitado las flores con las pisadas
de otros amores de aquel ayer;
de aquel ayer felizmente en compañía,
y hoy, nos queda la soledad del mañana
con el atardecer y el alba fría…
porque las sabanas de las pasiones
ya no cubrirán en la misma cama,
dos corazones donde se queme la piel.

15.5.14

A veces el pensamiento...

 
Ilustración Monica Rebollo

A veces el pensamiento, 
me regala un amor,
tan efímero y transparente
como nube clara, entre la tierra y el sol.
Solamente existe
mientras lo plasmo en un papel,
y si algo me distrae,
ya no vuelve, ya se fue.
Pero pienso y pienso,
y lo rescato debajo de las emociones
donde escondido lo encuentro
sin saber bien las razones.
Siempre tiene el mismo nombre
que no puedo pronunciar,
y quedo muda cuando decide hablar:

-Te quiero corazón,
eres mi flor de invierno,
la que perfuma cada rincón
cuando te pienso…
Me acaricias la piel con el recuerdo
y se abren todo los poros
con el roce de tus pensamientos-

Con la expresión aturdida vuelvo y escribo,
con las manos sudorosas
por lo que creí haber oído…….......

……………A veces el pensamiento,
me regala un amor,
lo escribo en primera persona
sin ser yo...
porque yo soy yo, y no la que escribe.


12.5.14

Sentimientos de colores


Salí de mi jaula rosa
para tocar el cielo con mis dedos blancos,
con una pasión roja
que salía de mi corazón.
Pero al llegar a lo alto de ese azul claro
se tornó gris, porque creí dilucidar
un amor otoñal lleno de colores del atardecer,
donde un tono naranja me deslumbraba
metiéndose en mi alma negra,
que poco a poco se desgranaba
como lluvia amarilla
inundando mi ilusión de color verde.
Hoy mi esperanza se tornó añil
porque mi amor no caló
en el amor que yo esperaba.
Y así, morada de pena,
me recojo en mi jaula como cera de cirio
que se derrite en Semana Santa,
vestida de nazarena

5.5.14

Y no llegó

No llegó la misiva,
ni llegó lo que esperaba,
y lloró el cielo, los ríos crecieron,
y el mar enfureció
a la vez que las olas besaban la playa
mojando sus pies descalzos
en una tarde de otoño,
cuando las caracolas
cantan melodías de amores,
y ella, enamorada de la luz
mira como se va apagando
la farola en una noche quebrada.

Las gotas que el viento roba al mar
azotan su rostro recordándole,
que la risa del sol llegará en el alba,
cuando sueñe envuelta en hilos dorados:
que él se acerca y le coge de la mano,
para perderse más allá de la lluvia
cerca del arcoíris de sus labios,
esos que tan dulce le saben
y le hacen palpitar sin haberlos besado.