...

...

24.4.14

Podría contarte...

¡Oh cielo!
¡Podría contarte tantas cosas!,
podría decirte cuanto te quiero,
que estás siempre en mi pensamiento,
que mi invierno se vuelve primavera
cuando te siento.
¡Podría contarte tantas cosas!,
podría decirte que late mi corazón por ti,
que sufro calor en las venas
desde que te conocí.
¡Podría contarte tantas cosas!,
¡tantas cosas podría darte!:
Un vestido rosado para tu piel,
una mirada dorada para tus ojos
un beso escarlata para tus labios,
y unas caricias dulces como la miel.

¡Podría contarte tantas cosas!,
pero guardo silencio,
porque nuestras vidas son dos ríos
bajo el llanto de la niebla.

11.4.14

Quiero y quiero


Quiero encontrar una boca que rime con la mía,  
unos ojos que miren donde los míos miran,    
unas manos llenas de besos que hagan juego   
con los versos del poema más largo.

Quiero encontrar esas palabras con tres sílabas
en el borde de tus labios,
adornadas con metáforas 
que formen sonidos mágicos.

Quiero encontrar el punto y coma 
donde descansar mis delirios,
y seguir entre las letras de tus pensamientos 
mientras los dejas escritos.

Quiero, pero no quiero,
encontrar el punto final 
donde se acaben los sueños,
allí, donde todo es oscuridad
hasta que se emprende el vuelo.

Quiero y quiero,
pero 
no 
puedo

porque todavía no te he preguntado,
si soñar contigo
debo.


9.4.14

Una triste verdad

Foto: TRISTE VERDAD

¿Te vas?, ¿y a quién le importa?. 
Solamente serás en el pensamiento de cualquiera:
Una simple frase al principio...
y después,
como una gota de agua en el océano, 
o una brizna de polvo en el viento, 
un grano de arena en el desierto, 
un nombre que se olvida entre otros, 
una diluida sensación que dura un instante. 
¡Despierta!, 
a nadie le importa, 
nada más que a los amores
de tu jardín privado...
¿Te vas?, ¿y a quién le importa?. 
Solamente serás en el pensamiento de cualquiera:
Una simple frase al principio...
y después,
como una gota de agua en el océano, 
o una brizna de polvo en el viento, 
un grano de arena en el desierto, 
un nombre que se olvida entre otros, 
una diluida sensación que dura un instante. 
¡Despierta!, 
a nadie le importa, 
nada más que a los amores
de tu jardín privado...

4.4.14

Deotrocolor




Las flores brotan con fuerza en esta primavera, 
donde mi vida ya tiene ¡tantas!, 
que no recuerda las que son, ni las que eran;
solamente sé que mi viejo árbol
mantiene una hoja de color cálido, 
como la puesta de sol de un día de verano.
Pende de un hilo, 
pero debe de ser mágico,
porque todavía se mantiene firme
a pesar del viento diario.
Solo espera que con mimo 
te la lleves a la página del libro 
que tienes entre las manos,
como si fuera pétalo de rosa 
de una joven primavera 
donde ni tú ni yo, nos encontramos…

Consérvala allí, 
donde se guardan los recuerdos.