Letras desprendidas de una pluma muy sencilla donde el amor y desamor son desgranados por sueños y fantasías, hilvanados con alguna realidad.
Son las hojas de mi otoño tardío cuando comencé a lagrimear tinta, en el silencio de mis horas.
*
*
El poeta es un modisto que en sus creaciones,
hace tallas grande de sus pensamientos y,
emociones……….. Elda
*
*Hacer versos malos, depara más felicidad que leer los versos mas bellos* Hermann Hesse




15.8.13

No te conozco

image
¿quién eres tú? me pregunto,
¿quién eres?,
no te conozco.
¿Eres el viento silente
que roza mi rostro,
o eres el río que pasa 
mojando mi cuerpo sombrío?.
O quizás seas aquel otoño
temprano,
que sembró de hojas secas
el jardín de mi barrio.
Rumbo fijo, rumbo incierto,
¿quién sabe?…
llora el viento
mientras vuela un ave.
Mar serena, mar bravía,
¿quién sabe?…
lo saben las olas
cuando arrecia el aire.
Arde la candela
se apaga el fuego,
¿quién sabe?…
lo sabe un corazón
que solitario va por la calle.
Triste, alegre, confundido
por un amor que no cabe,
por ser pequeño, 
por ser grande,
¿quién sabe?…
lo sabe el desconocido
de aquella tarde.
Porque él era el viento,
el río, el otoño, el mar,
era el fuego,
y alrededor de él 
se rizaban los sueños
fundiendo 
las realidades.
Pero, ¿quién eres?…
no te conozco,
porque tu figura
se vela entre los encajes
de la niebla de mis ojos

1.8.13

¿Qué ha pasado?



¿Qué ha pasado?, 
se han marchitado
las flores del pensamiento,
se ha cubierto de nubes mi jardín,
la rosa que tenía en mi corazón
se ha deshojado
solamente quedan espinas
desde que no pienso en ti.
Siento una lluvia incesante
empapando los sentimientos
de mi corto porvenir,
y se han ahogado los sueños
que usaba para escribir.

Mendiga de amores,
embriagada en desilusiones
y tropezando en las piedras,
mi horizonte se enreda en la hiedra
tapando mi luna de fantasías.
La vereda de mi cuerpo
se ha borrado,
los árboles han muerto,
ya no hay bosque,
ya no me pertenezco,
la niebla lo cubre todo
y mi paraguas se ha cerrado,
ya no me encuentro,
y al reloj se le va el tiempo.

¿Para qué quiero una pluma,
si he perdido lo que siento?…