Letras desprendidas de una pluma muy sencilla donde el amor y desamor son desgranados por sueños y fantasías, hilvanados con alguna realidad.
Son las hojas de mi otoño tardío cuando comencé a lagrimear tinta, en el silencio de mis horas.
*
*El poeta es un modisto que en sus creaciones,
hace tallas grande de sus pensamientos y,
emociones……….. Elda
*
*Hacer versos malos, depara más felicidad que leer los versos mas bellos* Hermann Hesse

....




30.7.13

¡Ah, qué pesadilla!

¡Ah, qué pesadilla!,
amanece un nuevo día
y sigues tatuado en mi pensamiento
atormentando mi vivir.

Eres como el calor pegajoso 
de un tórrido verano
pegado a mi piel,
que no desaparece aunque 
nade en las profundidades
de mis frías realidades.
Eres mirlo blanco
revoloteando en las 
pupilas de mis transparencias,
velando el paisaje de mis horas,
llenas o vacías, pero siempre presente.

¡Ah, qué pesadilla!, 
recordarte a cada instante
y saber que tu eres mar
y yo cielo que nunca van a encontrarse
en ese horizonte ilusorio, 
de dos colores semejantes.

¡ Ah, qué pesadilla!,
pensarte y pensarte...
sin la esperanza de verte
acariciando mis labios pintados e inertes.
Y no, no es un sueño, 
ni quimera,
ni fantasía, 
ni el viento soplando en mi ventana, 
ni la niebla llorando al alba...
Esto es un desasosiego que quiero eludir
o enterrarlo para siempre 
entre los pliegues del firmamento,
allí, donde el sol da su último suspiro
llamando a la noche.


2 comentarios:

  1. ¿Has probado con el vudú pinchándole agujas a su muñequito?
    Dicen que funciona...

    ¿Cómo llevas el verano? Yo, bastante acalorado.

    Abrazos Elda.

    ResponderEliminar
  2. Vaya consejo, a ver si vas a ser tú, jajaja. Como notes punzadas por los huesos, no soy yo, será el reuma.
    Perdona la bromilla y gracias por la visita.
    El verano?, yo encantada con él y temiendo que se vaya...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar