...

...

29.3.12

Morir de amor

Morir de amor es:
no poder decir a alguien,
-te quiero-
Es ver pasar el tiempo
sin que el viento te roce
las mejillas con caricias,
y toque el corazón
con briznas de un,
-te quiero-
Morir de amor es:
tener la mirada perdida
en el olvido
sin encontrar
eso que dicen es amor, sin un,
-te quiero-.
Es tener los labios vacíos de besos
y las manos llenas de soledad
todos los días,
 sin que nadie te diga un,
-te quiero-
Morir de amor es:
que para andar el camino
te falte, la compañía.

Morir de amor es:
morir sin vivir la vida.

Eso si que es, morir de amor.

24.3.12

Todavía tengo frío

Te conocí ,
y con tus palabras me robaste el corazón
sin llevarte mi vestido ,
y me dejaste con él puesto
esperando de ti un suspiro .
Pero no te olvido ,
y aunque mi piel te reclama
y mis ojos lloran lágrimas ,
para mi siempre serás
el amor de mis delirios .
Pienso que piensas :
No has conocido otro...
sí , tienes razón , y aunque así fuera ,
dentro de mi siempre estará
tu sitio en el sofá de mis dominios ,
donde nos arrullabamos sin más ,
soñando que agarrados de las mano
llegaríamos al final de nuestro camino ;
pero se truncó en un noche fría de invierno ,
donde se congeló mi corazón
y todavía tengo frío.

18.3.12

Eres

Estoy suspendida en el aire
leyendo mis pensamientos
y todo lo que encuentro 
son estos sentimientos:

Eres un lucero en mi corazón 
que ha entrado sin permiso, 
iluminando mi sentido
apagado y sin calor.

Eres como sol de primavera
que se cuela por mi ventana,
despertándome con su luz 
cuando duermo acurrucada.

Eres flor que ha nacido en mi jardín
deshidratado y sin esperanza,
dando color al invierno que me alcanza.

Eres mar serena que baña mi playa
con espuma suave y blanca,
humedeciendo mi piel en la alborada.

Eres tormenta pegada en mi corazón,
que se deshace en agua, 
ahogándome de pasión.

Eres el abrigo de mi cuerpo,
y el paraguas para las lágrimas
de la desilusión.



12.3.12

Mis delirios


He descubierto en el cielo,
¡tantos colores!
que creí ver el arco iris,
¡pero no!… eran tus ojos
chispeando amores;
¿amores?, ¡pero ninguno mío!.
Ahora mi llanto se ha enmohecido,
ya no veo colores en mis delirios,
solamente una débil llama
que apenas alumbra mis sentidos,
y una bruma donde se pierden mis pasos
con el viento haciendo remolinos
en las huellas de mis zapatos.
Oigo mi voz que hace eco en mi garganta
cuando grito,
para que alguien me rescate
de este bosque nublado donde me he perdido…
Pero ni yo misma me encuentro, aunque hago eco...


9.3.12

¿Será cosa del corazón?


Me encuentro tan triste hoy,
que no puedo con la tristeza,
es una especie de maleza
que se metió en mi corazón,
y no veo la razón,
o es que padezco de torpeza
para encontrar mi desazón.
Saberlo, creo…
pero lo aparto de la cabeza,
pues me daña la razón
con poca delicadeza.
Y es que quiero algo con certeza,
pero la nostalgia me mata
cuando pienso que falta la pieza,
para remendar la pasión
que se descose con crudeza,
produciendo un gran dolor.

¿Será cosa del corazón?…
¡Que triste me encuentro hoy!

7.3.12

El barquero no llega



Colores son los que tengo en mis pensamientos cuando te recuerdo.
Allí los puse cuando me miraron tus ojos, deliciosos luceros
que alumbraban el camino para llegar a tu corazón.
Cuenca de un mar donde yo navegué con amor.

Hoy tengo la mirada perdida buscando una balsa
en el océano de mi vida,
que me rescate de las olas furiosas que alcanzan la ilusión
que tuve un día.
Detrás de los cristales de mis pupilas
he divisado un barquero,
que viene remando lento, en aguas de terciopelo.
No llega, y yo… espero.

¡Ah, desilusión!,
se ha cruzado una sirena, se le han roto los remos
y el corazón…

El horizonte se hace infinito pero las aguas se calman,
llegaré a buen puerto y allí,
en lo alto del campanario me esperará el que en su día,
llenó de colores mis pensamientos.

5.3.12

De tanto cantar amores


De tanto cantar amores al viento
solamente tengo huracanes en mi corazón, 
que me hacen volar sin control
detrás de las quimeras que sueño.
Flores y cintas de colores 
me pongo como adorno, 
para llamar a la primavera que se fue 
como se va todo.
Y aquí sigo cantando amores
para ver si llega a los oídos
del amor de mis pasiones.
Pero la canción que yo canto 
sale en silencio,
porque mis cuerdas vocales
no saben cantar por tientos.
Hoy por último elevo mi cántico
por ver si llega donde quiero,
y con dulzura y mucho esmero,
le envío de balcón en balcón
hasta llegar a la ventana,
donde están los ojos de mi amor.

… Canta canta, y sigue cantando,
que los oídos a los que cantas 
no escuchan tus cantos.