...

...

13.8.11

CUANDO SE QUIERE DE VERAS (Acróstico)



Cuando se quiere de veras,
Un amor florece dentro
Alimentando los momentos, y
Nacen bellos sentimientos.
Dulce amor el que sentía,
Orgullosa de tus pasiones,


Sinceras sensaciones
Estando en tu compañía.


Quería ser el ligamento que
Unía nuestros corazones,
Inundando nuestros pensamientos
Eternamente esperanzadores,
Respirando juntos las caricias que
Emanaban eternamente propicias.


Desde que nos conocimos,
Ese amor que nos tuvimos


Vivió para siempre unido;
Engendrando tres amores,
Razón de mi existencia,
Alimento para mis sentidos,
Soles para alumbrar mi destino










6 comentarios:

  1. Son versos tiernos que recuerdan tu amor por él.
    Nunca es fácil conseguir un acróstico y tú lo has conseguido y además es un poema entrañable.Enhorabuena,Elda.
    Tienes unas hijas muy guapas,creo que ya te lo comenté en una ocasión.Enhorabuena también por eso...jejejejeje

    Un abrazo,amiga.

    ResponderEliminar
  2. Caramba Jero, que ilusión me hace tu visita.
    Los acrósticos me resultan muchos más
    sencillos que cualquier otra forma.
    Muchas gracias por tu comentario tan generoso.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  3. Pienso igual que Jerónimo, es una tarea añadida al difícil arte de la creación poética. Un fuerte abrazo mi querida Elda.

    ResponderEliminar
  4. Manu!! muchas gracias, pero como le digo a Jero desde el día que supe lo que era un acróstico,(y todo sea dicho,, fué en el Mono, pues ya sabeis todos de mi ignorancia en los temas que tengan que ver con la poesía),siempre me pareció más fácil que otras formas.
    Encantada de tu paso mi querido y admirado poeta.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. A mi también se me dificultan los acrósticos jajajja por eso soy tu admiradora madrileña bonita, ¿donde estassss??? Tienes que venir al Mono a buscar tus laureles!!!! Te queremos Elda te queremos!!!! Anónima Lyliam

    ResponderEliminar
  6. ¡Que sorpresa Lyli!. Encantada estoy de tu paso, el que te agradezco con mucho cariño.
    ¡Ay esos laureles que creo no merecer!.
    Entraré con tranqulidad, pues después de tres semanas de vaciones, estoy un poco desentrenada.
    Muchos besitos cielo, me encantó tu visita.

    ResponderEliminar