...

...

8.6.11

Cualquier día

Cuando veo el amanecer sin sus mañanas,
me temo no cotemplaré el día brillante,
ese día que se presenta descolorido
como la mayoría de los días que son fríos.
Amanece, pero sigue la noche en mi corazón.
Una noche oscura donde el cielo esta solitario,
y las bellezas que le adornan
se han escondido por mi presencia sin estadio.
Miro hacia arriba y no distingo nada,
hago un guiño con el elixir del alma y,
emerge un lucero que mira como si nada.
Vuelve el alma a guiñar…

y se manifiesta todo el esplendor
de una noche estrellada.
Sonrío iluminada
viendo como comienza el albor
con su luz anaranjada.
El día, trae colores…

No hay comentarios:

Publicar un comentario